17/09/2013

Tucumán

Los testimonios complican la situación del cura Mijalchyk en la Megacausa

Diversos testimonios señalan al Padre "Pepe" como un asiduo del ex Arsenal Miguel de Azcuénaga. El juicio se acerca a su final.

La Megacausa Jefatura II - Arsenales II está en la recta final. Los testimonios se caracterizaron por ser fuertes y movilizantes. Además de las declaraciones se realizaron inspecciones oculares a la ex Jefatura de Policía que actualmente funciona como sede de la Secretaría de Educación, a la facultad de Educción Física, al Reformatorio o Colonia de Menores y el jueves pasado al Ex Arsenales “Miguel de Azcuénaga”.
 
"La inspección fue autosuficiente, muy clara para comprobar lo sucedido en el Arsenal. Se vio que trataron de arrasar con el galpón, para ocultar pruebas, sin embargo eso no fue posible. Está acreditado lo que venimos sosteniendo que en el lugar se realizaron torturas y fue un campo de exterminio", comentó la abogada querellante Julia Vitar, en declaraciones que reproduce el diario El Siglo.
 
La particularidad de esta megacausa es que tiene como imputados a varios civiles. Uno de ellos es el cura José Eloy Mijalchyk, conocido como el “Padre Pepe”, un sacerdote católico acusado de ser cómplice de la dictadura cívico-militar autodenominada Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983).
 
Ex párroco de la iglesia San José Obrero del barrio El Colmenar, ubicado al noreste de la ciudad de San Miguel de Tucumán. El 20 de julio de 1968, cuando tenía 26 años de edad fue ordenado sacerdote por Blas Victorio Conrero, flamante arzobispo de Tucumán.
 
Varios testimonios dan cuenta que frecuentaba los ex Arsenales, como se corrobora en la declaración del 22 de mayo de este año del testigo Santos Juárez, quien fue secuestrado el 10 de junio de 1977 y estuvo durante 20 días detenidos - desaparecido en ese campo de concentración. El testigo afirmó que "recibían periódicamente la visita de un cura. Escuché a dos soldados hablar pidiendo que llamen al cura. Decían que lo traigan a “Pepe".
 
A su vez puntualizó que el “Padre Pepe” fue tres o cuatro veces al Arsenal. "El cura hizo oraciones en latín con tonada tucumana". 
 
Otra testigo María Angélica Mazzamuto, ya fallecida, en su declaración en etapa de instrucción que se incorporó por lectura en este juicio, mencionó que a Mijalchyk "se lo sentía pararse en algunos boxes, consolar a algunos y exhortarlos a hablar con toda sinceridad con la gente del Ejército". Mazzamuto era directora del colegio de El Colmenar y conocía muy bien al “Padre Pepe”.
 
"Para qué van a rezar, si se van todos al infierno", le contestó el “Padre Pepe”, en 1976, cuando él le pidió que hiciera rezar a los prisioneros del Arsenal. Osvaldo “El Chaqueño” Pérez, sobreviviente de ese campo de concentración, contó este incidente al testimoniar casi siete horas, a mediados de mayo de este año.
 
Mijalchik, está en proceso por su participación en el Centro Clandestino de Detención (CCD) que funcionó en los Arsenales. De acuerdo a esos testimonios el sacerdote tuvo directa participación en los casos de los detenidos desaparecidos Felix Viterbo Corbalán, María Angélica Mazzamuto, Antonio Raúl Romero y Roberto Romero. Según aquellos testimonios, el sacerdote tenía la función de disuadir a las personas que estaban secuestradas para que colaborasen con el Ejército.
 
También está involucrado por la documentación que aportó un testigo, Juan Carlos Clemente en el juicio oral por el CCD Jefatura de Policía, en la que aparece su nombre seguido de su apodo "Padre Pepe" en la que aporta los servicios de informaciones sobre actividades de vecinos de la localidad de El Colmenar.
 
Según la información emitida por el Tribunal Oral Federal el jueves 19 de Septiembre se realizará una inspección ocular en "Nueva Baviera"; "Escuelita de Famaillá" y "Comisaría de Monteros", previéndose la salida a las 9.30. El viernes 20 de Septiembre, se realizará recepción de testimonios, desde las 9.30 e inspección ocular en "Pozo de Vargas" a las 15.30. (El Siglo)



Recomienda esta nota: