23/09/2013

Tucumán

Alumnos del EPAM reclaman sede que es utilizada por el Decanato de Derecho

El Rectorado decidió mudar los cursos para adultos mayores a la avenida Sarmiento al 1.000, cuando por resolución les correspondía un edificio más céntrico.

 La queja de los alumnos del EPAM, por el lugar donde se dictan los cursos, no tendría razón de ser si las autoridades de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), hubiesen respetado la resolución 0069/009. El documento, firmado el 2 de marzo de 2009 por el rector, Juan Alberto Cerisola -por entonces transitaba su primera gestión al frente de la UNT-, estipula la compra de un inmueble en el microcentro, para que funcione como sede del EPAM. 

 
El local -ubicado en Muñecas 436- fue destinado, sin embargo, al Decanato de la Facultad de Derecho. Actualmente, los talleres del programa se desarrollan en el complejo de la ex usina de Agua y Energía, sobre la avenida Sarmiento al 1.000. 
 
Fuentes de la UNT consultadas a fines de agosto justificaron que el cambio de destino se debió a que el edificio no reunía condiciones para albergar a adultos mayores. No obstante, la resolución que autoriza la compra sugiere lo contrario: "la inmobiliaria ofrece un inmueble ubicado en zona céntrica con acceso a la zona peatonal y bancaria (...), con espacio disponible para proyectar aulas y salones para el desarrollo del programa". 
 
La ubicación céntrica también fue elegida teniendo en cuenta que la mayoría de los estudiantes pertenecen a la tercera edad. "Debido a la edad del alumnado que concurre es necesario que la propiedad se encuentre ubicada dentro de las cuatro avenidas a fin de garantizar un fácil acceso y por consiguiente las dimensiones apropiadas para el dictado de talleres y cursos", subraya el texto. 
 
Desde que se abrió el EPAM en la ex usina, en abril, los alumnos vienen planteando que el acceso -sobre el puente de avenida Sarmiento, entre Catamarca y Marco Avellaneda- resulta peligroso para las personas mayores. 
 
En la resolución, unas líneas manuscritas preceden la presunta firma de Cerisola. Estas frases, presumiblemente escritas por el rector, expresan: "se aprueba la compra para los fines expuestos en el presente expediente". En los considerandos del documento también se deja en claro la finalidad: "el rector aprueba la presente compra para los fines expuestos precedentemente". Es decir, la casa debía ser utilizada sólo para los cursos del EPAM. Pero, se la destinó a la Facultad de Derecho. 
 
Según la resolución, la adquisición se aprobó por un monto total de U$S 1,17 millón, pagaderos en pesos, al canje de ese momento. En moneda nacional, terminó costando $ 4.170.900 (por aquel entonces, sólo se comercializaba un único dólar). En la época de la compra, el inmueble pertenecía al matrimonio constituido por Jorge Elgart y Sara Lía Alperovich; es decir, el cuñado y la hermana del gobernado, José Alperovich. 
 
El programa Educación Permanente para Adultos Mayores (EPAM) cuenta con unos 500 inscriptos. En principio, el alquiler había estado a cargo de una cooperadora. Luego, habría pasado a manos del Rectorado. En marzo de 2012, habían comenzado los problemas con los dueños de la sede de Virgen de la Merced al 400 por demoras en los pagos. 



Recomienda esta nota: