06/12/2013

Tucumán

Duilio Nahuel Fernández está en Estados Unidos con otra identidad

Una mujer que vive en Washington se lo aseguró a la madre del niño tucumano desaparecido hace casi 18 años.

 Hace días, una ciudadana estadounidense se comunicó con la familia de Duilio Nahuel Fernández, actualmente de 21 años, le aseguró que está vivo y que reside en EE.UU. con otra identidad.

 
"Mi corazón dice que estoy cerca", afirma Leonor Peralta, sobre una dramática búsqueda que ya lleva nada menos que 17 años, iniciada en enero de 1996 cuando su pequeño hijo de 3 años fue raptado de un balneario en la provincia de Tucumán. Hace pocos días, tras un infructuoso recorrido repleto de amarguras y cuando nadie lo esperaba, una ciudadana estadounidense se comunicó con la familia del chico, y les aseguró que está vivo y reside en aquel país con otra identidad.
 
"Necesito que me ayuden. No confío en la justicia. Pero tengo la esperanza de que todo esto que pasó en la última semana me conduzca a mi hijito. Pasé por muchas situaciones, de llamados y pistas que no llegaban a nada. Creo que esto es distinto. Tal vez me puedan ayudar el FBI, la Embajada de Estados Unidos, la Interpol o la organizaciones que buscan personas desaparecidas", dijo Leonor Peralta, en diálogo con Diario Popular.
 
La víctima del rapto fue Duilio Nahuel Fernández, que el 1º de enero de 1996 fue junto a sus padres y hermanos al balneario Las Salinas, en San Miguel de Tucumán. El caso tuvo repercusión nacional, pero el hallazgo de un cuerpo a 108 días de la desaparición derribó la posibilidad de avanzar en la investigación. Casi para siempre. "Cuando encontraron ese cadáver a la vera del río se pensó que era Duilio. En realidad la investigación lo creyó de esa manera. Yo nunca lo creí. Me decían que era él, porque se trataba de una criatura de esa edad. Yo les respondía que mi corazón decía otra cosa, que no era mi niño. Se tardó un año en confirmar, mediante pruebas genéticas en el Hospital Durand, que esos restos no pertenecían a Duilio. Para peor, un estudio reveló que se trataba de una niña, que aún está enterrada como NN", relató la mujer.
 
La carátula de "averiguación de paradero" pasó a denominarse en ese primer año posterior a la desaparición "muerte dudosa", pero luego de los análisis científicos, en rigor un furibundo cachetazo a la investigación, todo retornó al principio. "A esa altura ya era prácticamente imposible remontar el tiempo que se había perdido", dijo María Ester Cohen Rúa, titular de la Comisión Esperanza, que colabora en la búsqueda desde el origen del caso. "Igual se siguió luchando. La familia jamás bajó los brazos", explicó.
 
Aunque la pesquisa estaba paralizada, con el expediente archivado, Leonor, sus familiares y amigos continuaron difundiendo la imagen de Duilio. "La fundación PIBE nos hizo una progresión de su carita. Así que tenemos su imagen como si tuviera 7 años. Seguimos publicando eso, por todos lados, en cualquier espacio que tenemos. La esperanza no la perdimos jamás. Sabíamos que a Duilio lo habían raptado", dijo la madre. 
 
La masividad de internet le permitió a Leonor mantener viva la búsqueda y el anhelo de saber qué pasó con su hijo. Y fue así que apareció un contacto que nunca esperaron. "Se trata de una mujer norteamericana, que vive en el estado de Washington. Vio la foto modificada de Duilio y se contactó con mi prima a través de Facebook. Le dijo que en 2003 mi hijo estuvo viviendo en su ciudad con una mujer. Que había sospechas de que el nene no era suyo. Y que luego desapareció. Tiene el nombre de la señora y también del niño que la acompañaba, que se llama David", explicó Leonor. La potencial testigo es Vikki Cousin. Al menos así figura en su perfil de Facebook. 
 
No esconde información, ni datos personales. Incluso, la familia de Duilio pudo hablar telefónicamente con ella. Varias veces. "Le hicimos muchísimas preguntas. Nos habló de un colegio puntual, porque allí iba su hijo. Nos dio características del nene, de la mujer. Sabe los nombres y que viven en una casa rodante. Dice que hizo llamados a Interpol y al FBI, pero no tuvo respuesta", relató Leonor. "Está dispuesta a colaborar con la justicia. Yo creo que sabe más de lo que dice. Pero necesitamos ayuda, de todos. No me quiero ilusionar, pero de verdad siento que esta vez puede haber algo concreto. Desde que esta mujer apareció, y fuimos averiguando detalles, mi corazón no para de latir. Ojalá investiguen a fondo, como nunca lo hicieron", cerró Leonor.
 
El primer contacto de la ciudadana estadounidense con la familia de Duilio fue el 21 de noviembre, a través de un mensaje privado por la red social Facebook. Lo dirigió al perfil de Andrea Fernández -prima de Leonor-, que lo descubrió hace una semana. El mensaje, escrito en inglés y traducido por la familia, es el siguiente: "¿Alguien habla inglés? Es muy difícil para mí, es acerca de Duilio Nahuel Fernández. Soy Vikky Cousin. He estado buscando a la familia desde 2003. Agente de la ley no ayudan. Duilio está vivo, pero no sé dónde está ahora. La mujer que fingía ser su madre despertaba sospechas, así que huyó en 2003.", escribió la mujer. En ese mensaje, que derivó en un intenso intercambio, también afirmó que Interpol no trabajó correctamente y que se había comunicado con organizaciones que buscan niños.


Recomienda esta nota: