11/12/2013

Tucumán

Diego Herrera fue el cabecilla de la "Maldita Policía" extorsionadora

Fue el hombre que más duro se puso en la negociación, debido a que él bregaba no sólo por el aumento, sino también por su reincorporación a la fuerza de seguridad.

Cuando la policía de Tucumán se acuarteló y empezó a extorsionar pidiendo más plata, contaba con dos líneas de representación: una, encabezada por Víctor Nacusse (la línea más blanda) y otra encabezada por Diego Herrera (línea dura).

 

Herrera, fue el hombre que más duro se puso en la negociación, debido a que él bregaba no sólo por el aumento, sino también por la reincorporación de algunos policías exonerados (expulsados) de la fuerza de seguridad, entre los cuales estaba él mismo.

 

De hecho, desde un comienzo, Herrera mostraba sus diferencias con Nacusse. "Victor Nacusse no representa a nadie. Sólo negoció a favor de él y no de la familia policial", había dicho Herrera.

 

Con este arreglo que se llegó con el Gobierno de la Provincia, Herrera volvería a trabajar en la Policía de Tucumán

 

Al respecto, el Jefe de Policía de Tucumán, Jorge Racedo, fijó fuertemente su diferencia con el acuerdo realizado, debido a que se oponía a la reincorporación de Herrera a la Policía.

 

"Tres personas cortaron el derecho de la libertad de trabajo a los demás policías que querían trabajar", dijo Racedo a Radio Q. 

 

Cuando Racedo hablaba de esas tres personas, se refería a Diego Herrera y otros dos hombres mása. 

 

Cabe recordar que Herrera había sido dejado cesante en abril, después de otro reclamo por aumento de salarios. ©eldiario24.com

 



Recomienda esta nota: