19/12/2013

Tucumán

Condenan a policías por encubrimento en el asesinato de Paulina Lebbos

El ex comisario de Raco, Enrique García, fue condenado a cinco años y Manuel Yapura a cuatro por el delito de encubrimiento agravado. Roberto Lencina le correspondio dos años por falsedad ideológica.

Los tres ex policías investigados en el caso de Paulina Lebbos, la joven tucumana asesinada en 2006, fueron condenados el miércoles por la noche al ser encontrados culpables de encubrimiento, informaron fuentes judiciales provinciales.

 

Los condenados son Enrique Antonio García, Manuel Exequiel Yapura y Roberto Oscar Lencina, quienes cumplían tareas en la comisaría de Raco cuando sucedió el crimen.

 

García tendrá que cumplir cinco años de prisión y Yapura cuatro, ambos por encubrimiento, mientras que Lencina fue condenado a dos años de prisión condicional, por falsificación de actas.

 

El tribunal compuesto por los vocales de la sala III de la Cámara Penal Dante Ibáñez, Carlos Caramutti y Emilio Páez de la Torre decidió por unanimidad la condena de los ex policías. Los jueces, además, pidieron que se investigue por posible comisión de delito de encubrimiento agravado al ex secretario de Seguridad Eduardo Di Lella y al ex jefe de Policía Hugo Sánchez, por considerar que ambos también participaron del caso.

 

El pedido incluye al ex subjefe de Policía Nicolás Barrera y al ex jefe de la Regional Norte Héctor Rubén Brito, quienes se encuentran actualmente detenidos por el crimen de Paulina.

 

El juicio contra los tres ex policías, acusados de falsificación de instrumento público, comenzó la semana pasada y finalizó anoche. Paulina desapareció el 26 de febrero de 2006 luego de haber concurrido junto a su amiga Virginia Mercado a un boliche de El Abasto, en la capital tucumana.

 

Al salir de allí, ambas amigas se subieron a un taxi y se dirigieron hacia la casa de Mercado, quien descendió, y Paulina siguió su viaje. Desde ese momento no se supo más de la joven hasta que su cuerpo fue encontrado 13 días después a la vera de la ruta 341, en la localidad de Tapia, 30 kilómetros al norte de San Miguel de Tucumán, y según la autopsia el crimen ocurrió el mismo día de su desaparición. (Télam)



Recomienda esta nota: