28/12/2013

Tucumán

El 'berry' tucumano se abre camino y conquista el exigente mercado europeo

Las exportaciones de arándanos de este año superaría a las del año pasado a pesar de los problemas climáticos de sequías y heladas.

Las exportaciones de arándanos de este año superaría a las del año pasado a pesar de los problemas climáticos de sequías y heladas.

 

Esto fue posible gracias a un conjunto de acciones que desarrolló el ejecutivo provincial con el ejecutivo nacional; lo que demuestra que nada se hace solo, sino que cada medida que se toma es pensada y aplicada estratégicamente. El Instituto de Desarrollo Productivo (IDEP), cumplió  un papel fundamental de promoción y acompañamiento hacia los productores tucumanos.

 

El coordinador de Comercio Exterior del IDEP, Fernando Martorell, explicó que todavía no se puede realizar un balance exacto de las exportaciones tucumanas de este año, sin embargo, más allá de la sequía o de las heladas, la salida de nuestros productos al mundo se ha mantenido, sobre todo el arándano. Incluso, esta fruta fue ganando terreno en las góndolas europeas.

 

"Estados Unidos era el fuerte del arándano ya que el 90 % de nuestras futas iba a ese mercado. Pero con la participación del Instituto de Desarrollo Productivo junto con los empresarios en las Ferias de Berlin, Moscú y Hong Kong se fueron abriendo nuevos compradores y hoy la Unión Europea es una plaza muy importante,  teniendo a Inglaterra como principal país de destino", indicó Martorell y agregó, que el consumo de arándano también sigue creciendo en los Países Bajos, Alemania, Irlanda y Canadá.

 

Un factor determinante en la búsqueda de la calidad de los productos exportables fue la instalación de la terminal de carga con cámara de frío en el aeropuerto Benjamín Matienzo." Esto es una puerta al mundo que se abre", había definido el Gobernador José Alperovich cuando se la inauguró en octubre de este año.

 

"Las exportaciones de la provincia mejoraron por la nueva terminal de carga. Este año salieron 51 vuelos con 4.220 toneladas directamente desde Tucumán a la unión europea, antes tenían que pasar por EZEIZA", explicó Fernando Martorel. Además, valoró que esta logística ha posibilitado la llegada de aviones de gran porte - que permite cargar el doble de mercadería - sumándose aerolíneas Argentinas que comenzó a participar con el Jumbo y la empresa alemana Lufthansa.

 

El coordinador de comercio exterior agregó que la cámara de frió permite que la fruta mantenga la calidad que se buscaba, y que el dinamismo de exportación sea fluido ya que se logra que el avión llegue, cargue y venga otro.  Por ejemplo, este año, en una secuencia de 10 horas, operaron 3 aviones llevando 225 mil kilos de fruta.

 

"Antes esto no era posible, lo que demuestra que el funcionamiento de la terminal es el óptimo y que el frío para mantener la fruta es el ideal;  la parte logística para que los aviones puedan coordinar entre el aterrizaje y despegues, funciona perfectamente", aseguró Martorell.

 

Al respecto explicó que trabajando desde la cámara de frío, Tucumán tiene una ventana de 45 días en donde no hay arándanos en ningún lugar del mundo. "Es ese tiempo el que aprovecha nuestra provincia para sacar todo lo que es fruta fresca vendiéndose a un valor cinco veces superior al arándano congelado".

 

Algunas cuestiones logísticas aún faltan cumplimentar en el aeropuerto; como la de ampliar la plataforma para que los aviones cargueros puedan operar independientemente y no tengan que estar esperando la disponibilidad cuando se coincida con los vuelos comerciales. "Ya están hechos los proyectos, el Gobernador (José Alperovich), el Ministerio (de Desarrollo Productivo) y los organismos que dependen de esto, trabajan junto con Nación para que se pueda concretar la ampliación".

 

Finalmente, Martorell, valoró las políticas públicas destinadas a incentivar el crecimiento y la oferta del mercado tucumano. "El gobierno está a la par de los productores desde todas las áreas competentes: desde la parte productiva con las inversiones; desde la estación experimental Obispo Colombres con la investigación tecnológica; desde el IDEP con el acompañamiento y difusión de la oferta exportable de la provincia; y desde el trabajo logístico con el objetivo de seguir generando valor agregado y mano de obra tucumana". 



Recomienda esta nota: