29/12/2013

Tucumán

Empleados estatales amenazan con paralizar el turismo en Tucumán

En el marco de la protesta por un bono de $2 mil, cortaron por algunas horas la ruta que lleva a los Valles. Amenazan con no dejar entrar a ningún turista.

 La subida a los Valles Calchaquíes por la ruta 307 resultó complicada debido a un piquete que realizaron municipales del interior, con apoyo de militantes de la Corriente Clasista y Combativa (CCC). La interrupción vehicular se dio en el marco del plan de lucha que están llevando adelante los gremios estatales, en reclamo de un pago extra de $ 2 mil y del adelantamiento de las paritarias para el mes que viene. Entre las 8.30 y las 11, unas 400 personas -según el referente de los municipales y de la CCC, Vicente Ruiz- ejecutaron la medida, a la altura del paraje conocido como Las Mesadas.

 
“Han participado municipales de Aguilares, de Simoca, de Bella Vista, de Monteros y de Yerba Buena, más una delegación de la CCC y unos cuantos de docentes de la Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales (ATEP)”, precisó el dirigente.
 
El plan de lucha de los gremios estatales arrancó al día siguiente de que los policías, acuartelamiento y caos mediante, lograron que el Gobierno les conceda un aumento del 35% al básico. Las medidas se vienen endureciendo desde hace una semana. Las acciones son decididas en plenarios de los que participan la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA), ATEP, la Agremiación del Personal de la Enseñanza Media, la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), los municipales y CCC, entre otros.
 
El jueves resolvieron comenzar a golpear al turismo, punto sensible en esta época debido a que está iniciando la temporada. De allí el piquete en la ruta a los Valles Calchaquíes. “Se trató de un corte total; muy duro. Entre los autos afectados había gente que se lo bancaba bastante bien, que buscó sombra para estacionar, y otros que se enojaron mucho, como siempre suele ocurrir”, señaló Ruiz.
 
Agregó que hacia las 10 decidieron liberar momentáneamente el piquete, para descomprimir. “Habremos liberado la ruta unos cinco minutos, pero no lograron pasar todos los vehículos, porque la cola era muy larga; en especial, del carril que sube a Tafí (del Valle)”, precisó. Contó, además, que unos 30 policías se hicieron presentes en el lugar: “pero todo fue muy tranquilo; incluso ayudaron a que los autos se organicen”.
 
Pero la ruta a los Valles Calchaquíes no es el único objetivo al que apuntan los estatales. Para mañana, además de cortar esta ruta, que lleva a las localidades turísticas, prevén cerrar las puertas de la ciudad a los foráneos: el plan incluye bloquear el ingreso y la salida de ómnibus de larga distancia en la terminal y la entrada al aeropuerto Benjamín Matienzo; además, sólo dejarían despegar y aterrizar vuelos de emergencia. “Nosotros garantizamos el piquete en la ruta 307; ATE, ATEP y ATSA se encargarán de la terminal y del aeropuerto”, precisó Ruiz.
 
Desde que empezaron las protestas, el gobernador, José Alperovich, insistió en que se debe respetar el acuerdo que, en forma anual, suscribe el Poder Ejecutivo con los gremios estatales. “Nosotros firmamos un convenio por un año; hay que respetarlo. En febrero o marzo volvemos a sentarnos y arreglamos la paritaria, como lo hicimos estos 10 años”, había dicho el jueves. El viernes no formuló declaraciones, debido a que se encontraba en Buenos Aires. No obstante, ese día, el ministro de Economía, Jorge Jiménez, repitió los dichos del mandatario. “Tal como dijo el gobernador, el acuerdo con los gremios se firmó por un año y las paritarias se retomarán recién en febrero”, había remarcado.
 
Pese a las palabras oficiales, Ruiz se mostró optimista. “Nosotros tenemos expectativas de que el Gobierno nos dará una salida. Nos da esperanza la noticia de que la Provincia refinanció la deuda que mantiene con la Nación”, puntualizó. En efecto, el gobernador viajó el viernes a Buenos Aires con el objetivo de reunirse con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, para acordar esta nueva refinanciación del pasivo. El acuerdo firmado por el gobernador implica la reprogramación de vencimientos de $ 3.583,5 millones que la provincia le adeuda a la Nación. De esa suma, al distrito le descontarán $ 477,7 millones en Aportes del Tesoro Nacional, con lo que el endeudamiento se reducirá a $ 3.105,7 millones. El pago se realizará en 200 cuotas mensuales y consecutivas, desde abril. (La Gaceta)


Recomienda esta nota: