17/02/2016

Tucumán

El Gymnasium de la UNT cumplió 68 años de vida

El tradicional colegio fue fundado el 17 de febrero de 1948 y supo ser innovador en muchos aspectos de la educación tucumana.
Ampliar (1 fotos)

El Gymnasium de la UNT cumple 68 años.

La familia del colegio Gymnasiu, de la UNT está de fiesta y no es para menos, ya que un 17 de febrero de 1948, luego de que una comisión encabezada por el decano de la Facultad de Ciencias Culturales y Artes (hoy Facultad de Artes), Guido Parpagnoli hiciera entrega de un informe solicitado por el rector Horacio Descole sobre la viabilidad de crear un nuevo colegio medio.

Dicho documento fijaba los criterios para la creación de un colegio de enseñanza media que dependiera de la Universidad Nacional de Tucumán. El fin primigenio era preparar a sus alumnos a la vida universitaria.

Las clases comenzaron el 3 de mayo del mismo año en las aulas de la Escuela Normal, ya que aún no contaba con un local propio.

La formación, tanto desde el punto de vista académico, como humano, colocan al Gymnasium en el podio de los mejores colegios de la provincia. De hecho, desde su fundación rige un sistema de tutorías que, en pleno siglo XXI no logra implementarse en todo el país.

El régimen de autodisciplina, un novedoso sistema disciplinario sin castigos, sin amonestaciones ni preceptores, basado en la responsabilidad individual y moral, es otro de los aspectos que resaltan a este colegio ubicado en calle 25 de Mayo 621.

Esto es gracias, ente otras cosas, al doble funcionamiento de las tutorías, uno de los pilares en el mantenimiento de la identidad y de la tradición gymnasista.

Hay dos tipos de tutorías, una ejercida por los mismos alumnos de los cursos más altos quienes se encargan de guiar e inculcar al resto de los cursos los valores que deben tener como estudiantes, como gymnasistas y, sobre todo, como personas. También está la tutoría docente, que la lleva adelante un profesor.

No alcanzarían las páginas de un libro para describir lo que es la vida del gymnasista. Las giras de estudio, por ejemplo, permiten a sus alumnos conocer todo la Argentina y países limítrofes.

El campamento (desde 1948) es otro de los ejes que sirven para integración y la formación como personas de sus alumnos con el tradicional juego del Zorro.

La "G" es pionera en muchas actividades que hoy parecen naturales. La semana del colegio que realiza desde 1957; el Club Colegial, una especie de centro de estudiantes, existe desde 1951 y "El Chasqui", una publicación realizada por los mismos alumnos también desde 1951.

Compromiso con la memoria y la democracia

La democracia, la formación humana, el sistema de autodisciplina, colocaron a este prestigioso colegio en la mira de los enemigos de la vida y la libertad de las personas.

Precisamente, durante la dictadura cívico-militar (1976-1983) varios miembros de la comunidad gymnasista fueron secuestrados, torturados y desaparecidos.

Nos referimos a Ricardo Somaini, Ricardo Salinas, Gustavo Santillán, Hernán González, Claudio Herrera, Horacio Ponce, Víctor Hugo Redondo, "El Mosca" Moreira, Eduardo Serrano, Hugo Silvio Macchi y Abel Herrera. Sin mencionar los docentes que fueron cesanteados y perseguidos.

Algunos de los ilustres que transitaron por las aulas del Gymnasium son el cineasta Gerardo Vallejo, el pianista Miguel Ángel Estrella, el humorista Alberto Calliera, el futbolista Facundo Pérez Castro y el director de la Escuela de Cine de Cuba, Alberto García Ferrer, entre otros.

Hace 68 años, Horacio Descole, el "rector de Perón" daba vida a uno de los históricos y queridos colegios tucumanos que, junto a la Escuela de Agricultura y Sacarotecnia, la Escuela de Bellas Artes, la Escuela y Liceo Vocacional Sarmiento, el Instituto Superior de Músico, el Instituto Técnico y el Instituto Técnico de Aguilares, forma parte del Consejo de Escuelas Experimentales, siendo su directora, Sandra Mansilla, integrante del mismo.
Tags

Recomienda esta nota: