02/07/2016

Tucumán

La crisis económica fomenta la compra en ferias informales

En los últimos meses creció exponencialmente la cantidad de personas que visitan estos lugares, debido a su variedad de productos a precios económicos.

El constante aumento de precios y la caída del valor real del salario empujan a cada vez más asalariados a buscar alternativas para llegar a fin de mes, y las posibilidades que ofrecen los centros de venta informal representan un alivio para el golpeado bolsillo de los tucumanos.


Es el caso de la Feria de Campo Norte (ex Villa Luján), emplazada en Viamonte al 1400. Cada viernes, el número de tucumanos que se agolpan para realizar sus compras se agranda. Allí pueden encontrar ropa a precios económicos, verdura fresca y de buena calidad, puestos de empanadas o “choripanes” que seducen a los cientos de clientes que se hacen presentes una vez a la semana.


La misma situación se repite los domingos en la feria de El Manantial (muchos de cuyos puesteros son los mismos que en Campo Norte) que se instala en la ruta 301, y en los barrios Echeverría e Independencia, entre otros.


Según informó Primera Fuente, en el mercado formal los precios aumentaron en promedio entre el 25% y el 50%, mientras que los feriantes actualizaron el valor de sus productos por debajo del 10%. Productos tales como el pan, que en panaderías sufrió una suba del 25% llevando el valor del kilo a $28, se ofertan en las ferias a $15 el kilo. Lo mismo ocurre con los cortes de carne roja, que aumentaron alrededor del 45% en carnicerías, mientras que en Campo Norte sólo incrementó en un 15%. Por su parte, la ropa e indumentaria deportiva y los juguetes casi no sufrieron variaciones, mientras que en comercios habilitados ajustaron su valor en un margen de 30 puntos.


“Estamos recibiendo muchas más gente que viene en busca de los buenos precios que tenemos. Nosotros colaboramos con la economía de los hogares y por eso la gente nos sigue eligiendo y cada vez vienen más”, comentó a Primera Fuente Augusto Jerez, presidente de la Asociación Civil de Feriantes de Tucumán (ACIFETUC), entidad a cargo de la organización de la feria de Campo Norte.


No obstante, a pesar del aumento significativo de clientes, las ventas en las ferias disminuyeron a raíz de la pérdida del poder adquisitivo. “Si es verdad que viene más gente pero compran menos. El impacto de la inflación, el aumento de los servicios y la caída del valor de los sueldos hace que la gente tenga menos plata para gastar”, se lamenta Hugo, quien como lo hizo durante 16 años en Villa Luján, instala su carnicería itinerante ahora en Campo Norte.


A la difícil situación económica se suma otra adversidad: la ilegalidad de las ferias. El desalojo de los puesteros de la plaza de Villa Luján, en septiembre de 2015, exhibió una inquietante disyuntiva para las autoridades. De un lado están quienes exigen la erradicación de estos centros de venta de productos de dudosa procedencia, y del otro, quienes se rehúsan a abandonar está práctica ante la necesidad de trabajar y llevar el sustento a sus hogares.


Esta situación se puso en evidencia luego de que por orden de la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo que hizo lugar un amparo interpuesto por 20 vecinos contra la Municipalidad capitalina, se erradicara a los vendedores de la plaza de Villa Luján, para luego permitirles instalarse en Campo Norte. Esta contradicción dejó al descubierto la falta de capacidad de las autoridades para dar respuesta a las necesidades de cierto sector de la sociedad.


“Entendemos que las normas hay que cumplirlas y si nos piden que nos vayamos nos iremos. Pero nosotros no estamos aquí porque queremos sino porque no nos queda otra. El 30% de los feriantes tenemos estudio o somos recibidos de algún oficio pero nunca conseguimos trabajo. Vamos a apoyar la regularización de nuestra feria pero no nos pueden dejar en la calle”, comentó Carolina Alderete, de la ACIFETUC.


Los conflictos que surgieron por el cumplimiento de la medida judicial –feriantes realizaron múltiples protestas en la Municipalidad capitalina y en varias arterias de la ciudad-, derivó en un fluido diálogo con las autoridades municipales y provinciales, del cual surgió una iniciativa para la regularización de la actividad. El proyecto de ley que se baraja en la Legislatura atiende las necesidades de los vendedores pero los obliga a cumplir con una serie de normas de salubridad, impositivas, de seguridad, etc.


Sólo en Campo Norte funcionan 225 puestos, de los cuales viven alrededor de 700 personas. Además de los puesteros, se da trabajo a los jóvenes de los barrios aledaños y mejora la economía de los comercios circundantes, puesto que cuando se instala la feria las ventas crecen considerablemente en la zona.


En este contexto, el 7 de julio se inaugurará la feria franca “La Dulce”, que funcionará en av. Aconquija 255. Allí se instalarán 66 puestos estables que darán trabajo a al menos 150 personas, entre vendedores y encargados de la limpieza. La atención será en horario corrido, de lunes a domingos de 9 a 22 horas.


Como contrapartida, la venta informal perjudica a las Pymes. Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la venta informal mueve unos $ 56.000 millones al año en el país. Tucumán está entre los diez distritos con más ferias de este índole, por debajo de Córdoba, Capital Federal y Buenos Aires.


Las estimaciones de la CAME apuntan que la variedad de puestos ilegales le quita al comercio formal alrededor del 45% de las ventas promedio en Capital Federal, cifra que en el interior puede alcanzar diez puntos porcentuales más.



Recomienda esta nota: