14/09/2016

Tucumán

Baguira, la leona, lista para ser trasladada

El felino se encuentra transitoriamente en la reserva que posee el colegio Carlos Pellegrini, en San Pedro de Colalao.

En este lugar, “Baguira” está aguardando que los dos lugares interesados en recibirla concluyan con la tramitación legal, mientras tanto la provincia ya cuenta con la documentación requerida para su traslado.

Eduardo Dietrich, director de Flora y Fauna de la provincia contó que la leona está en condiciones de ser exportada a dos santuarios, uno en Brasil que está gestionando los expedientes que necesitan y otro en Colorado, Estados Unidos. “Desde nuestra parte está todo hecho, solo estamos esperando de que los otros países receptores terminen los papeles”, explicó al señalar que el lugar de destino depende directamente del santuario que haya finalizado la documentación.

Dietrich recordó que Baguira fue abandonada por un circo en Simoca y que cuando se la rescató en agosto del año pasado ingresó a la Dirección de Piscicultura, que queda en El Cadillal: “Estaba desnutrida y deprimida y gracias a la Dirección de Flora y Fauna, a la gente de ONGs que colaboraron y particulares que ayudaban se crearon turnos para acompañarla y cuidarla, los veterinarios del Pellegrini se encargaron de desparasitarla y pasó de pesar 60 kilos a 120 kilos, es un hermoso ejemplar de 8 años, y que en cautiverio puede vivir alrededor de 25 años”.

El funcionario manifestó que el mes pasado, por recomendaciones de la dirección d Flora y Fauna de Nación, se decidió el trasladarla desde la Dirección de Piscicultura a la reserva Fitozoológica Carlos Pellegrini teniendo en cuenta que el lugar en donde se encontraba no era el adecuado ya que se ubicaba en de un centro urbano y estaba dentro de una jaula que no cumplía con las características necesarias para su desarrollo.

“Ahora está más segura en una jaula más amplia, y de manera transitoria ya que esto tiene que tener un final feliz y que será cuando sea trasladada a algunos de estos santuarios”, sostuvo el funcionario. En ese sentido indicó que en dicho ámbito “se la preserva del público para evitarle algún tipo de stress” hasta que sea llevada a su destino final.

Respetando el protocolo

El traslado de Baguira, comentó Dietrich, se efectuó dentro de las normas protocolares: “con luz natural, lo más temprano posible que es el momento en el que el animal está menos estresado, recién se está desperezando”. Además, agregó que se lo hizo conjuntamente con la policía Ecológica, con los técnicos del Carlos Pellegrini, en un operativo importante que requirió de dos camionetas.

El director destacó los logros obtenidos a lo largo de todo estos meses: “Primer paso feliz, el rescate de su abandono en Simoca; segundo paso feliz, pasar de una jaula limitada ubicada en un centro urbano a una reserva fitozoológica con gente preparada, y el tercer paso feliz va a ser cuando cuente que efectivamente ya está en su santuario”.



Recomienda esta nota: