19/10/2016

Tucumán

Ahora intensifican la búsqueda del hijo de Azucena Bermejo y Jorge Rondoletto

Los cuerpos de ambos fueron encontrados en el Pozo de Vargas. Azucenas estaba embarazada y su hijo debió nacer en Mayo de 1977.
Ampliar (1 fotos)

Azucena estaba embarazada de cuatro meses cuando fue secuestrada.

Semanas atrás se confirmó que fueron identificados los restos encontrados en el Pozo de vargas de Ricarda Azucena Bermejo García, secuestrada y desaparecida durante la última dictadura cívico militar.

 

La joven estaba casada con Jorge Osvaldo Rondoletto, cuyos restos fueron identificados en el mismo lugar también este año, y cargaba un embarazo de 4 meses cuando el 2 de noviembre de 1976 fue secuestrada de su vivienda junto a su marido, su suegros María Cenador de Rondoletto y Pedro Rondoletto y su cuñada Silvia Margarita Rondoletto. Su hijo posiblemente nació en cautiverio entre marzo y abril de 1977.

 

Tras la noticia, la Comisión de Desaparecidos Españoles en Argentina emitió un comunicado donde agradecieron el trabajo realizado para la identificación de Azucena y del resto de la familia Rondoletto. "Gracias a la labor de los familiares, de los distintos organismos de Derechos Humanos y del EAAF, se pudieron identificar finalmente los restos de esta familia. Estas identificaciones nos alientan a continuar trabajando para dar con el paradero de su hijo, presuntamente nacido en cautiverio, y de otros desaparecidos", expresaron.

 

El hallazgo y posterior identificación se produjo el pasado 27 de septiembre, a partir del trabajo del Colectivo de Arqueología, Memoria e Identidad de Tucumán (CAMIT), responsables de la intervención forense y el trabajo conjunto con la Iniciativa Latinoamericana para la Identificación de Personas Desaparecidas (ILID)- Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

 

El Secuestro

 

El dos de noviembre de 1976, entre las 14 y las 15 hs. un grupo compuesto de más o menos 30 hombres armados pertenecientes a la Brigada de Infantería del III Cuerpo del Ejército bloquearon la cuadra y otros entraron al negocio de imprenta que Pedro Rondoletto tenía en el mismo domicilio, San Lorenzo 1666, San Miguel de Tucumán. Los hombres vestían de civil, con medias de nylon cubriendo sus rostros, y portaban armas cortas y largas y todos tenían voz de mando como los de Ejército. Uno de los hombres le pregunta a una de las personas en la imprenta si es Pedro Rondoletto. Cuando éste asiente, lo golpearon brutalmente y se lo llevaron hacia un cuarto donde ya se encontraban su esposa María Cendar de Rondoletto y su hija Silvia Rondoletto. En ese ínterin otro grupo trajo del departamento de arriba a Jorge Rondoletto y a Azucena Bermejo de Rondoletto, la esposa de éste, embarazada de cuatro meses. Mientras tanto el socio del padre y dos empleados son puestos contra la pared del mismo negocio y con las manos en alto y les dicen que "se queden quietos, pues la cosa no es con ellos". Luego de aproximadamente 35 minutos, se van de la casa llevando toda la familia Rondoletto: Pedro, María, Silvia, Jorge y Azucena.

  

Los secuestradores se apoderaron de todas las pertenencias de la familia que encontraban en la casa. Según los vecinos, la casa continuó siendo saqueada por varios días después, y se quedaba un hombre a custodiarla. También sustrajeron los dos automóviles de la familia, un AMI 8, propiedad de Pedro Rondoletto y un Citroen 3 CV propiedad de su hijo Jorge. Este último vehículo se hallaba en el Taller mecánico del Sr. Coronel, quien fue obligado a llevar personalmente el coche a la Jefatura de Policía de Tucumán.



Recomienda esta nota: