09/11/2016

Tucumán

Tucumán tiene un programa para tratar las picaduras de animales ponzoñosos

La provincia cuenta con los sueros necesarios en estos casos, lo tienen en los grandes hospitales para ser utilizados en la terapia intensiva.

En esta época del año surgen nuevamente los temores a las picaduras de animales ponzoñosos. Por eso, cabe recordar que en 2008 se creó el Programa Animales Ponzoñosos, dependiente del Sistema Provincial de Salud (SIPROSA) que trata todo lo que tiene que ver con picaduras y mordeduras de serpientes, arañas y escorpiones.

 

“Trabaja con diferentes actividades, entre la que se destaca la capacitación y actividades con la comunidad sobre las medidas de prevención, el auto cuidado y el manejo del insumo (suero antiveneno)”, remarcó la responsable del Programa, Evelyn Cortez.

 

Desde el programa recomendaron a la población evitar caminar sin calzado, sobre todo durante la noche, sacudir ropa y calzado antes de colocárselo, realizar fumigaciones y desinfecciones periódicamente 2 o 3 veces al año y tapar los resumideros.

 

La responsable del Departamento de Enfermedades Transmisibles, Mónica Malé, dijo que lo primero que se debe hacer en caso de sufrir una picadura es concurrir a un servicio de atención primaria. “La picadura puede ser leve, moderada o grave; igualmente siempre requiere intervención médica”, afirmó.

 

En este sentido, dijo que se tiene que controlar los signos vitales, la frecuencia cardíaca y respiratoria, los problemas abdominales o neurológicos, que son los que producen la picadura del escorpión. “Debe haber un control mínimo de 3 horas. Si el paciente no presenta este tipo de síntomas, puede seguir el control en su casa con atención de un familiar y ante  cualquier inconveniente debe concurrir nuevamente”, remarcó.

 

En cuanto a la picadura moderada o grave, la profesional remarcó: “Se requiere una internación porque la atención debe ser más compleja; en una terapia intensiva para evitar algunas complicaciones”.

 

En Tucumán existen dos especies de escorpiones: tityus confluens y tityus trivittatus. Ambas son consideradas potencialmente mortales porque el veneno puede producir la muerte. Generalmente en las zonas urbanas es donde más se presentan.

 

Cortez llevó tranquilidad a la población, ya que la provincia cuenta con los sueros necesarios en estos  casos. “Manejamos el stock de suero en la provincia. Lo recibimos del Instituto Malbran; allí se los fabrica. La reposición la realizamos nosotros y hacemos un control de la cadena de frío. Hay suero específico para cada tipo de picadura”, explicó.

 

En Tucumán lo tienen en los grandes hospitales para ser utilizados en la terapia intensiva: Hospital del Niño Jesús, Ángel C. Padilla, Centro de Salud “Zenón Santillán”, de Concepción “Miguel Belascuian”, de Monteros y pronto se va a incorporar al Hospital Nicolás  Avellaneda.



Recomienda esta nota: