13/12/2016

Tucumán

Carlos Roldán niega haber tenido alguna "relación comercial" con el clan Ale

"Mi relación era con San Martín. Lo que tengo me lo gané trabajando", se defendió el ahora entrenador de un equipo entrerriano.

El ex entrenador de San Martín, Carlos Roldán, aseguró esta mañana que nunca estuvo vinculado de manera comercial con hermanos Rubén "La Chancha" y Ángel "El Mono" Ale, quienes están acusados junto a 14 personas de haber integrado una banda que se habría dedicado a lavado de activos, asociación ilícita y narcotráfico, entre otros delitos.


El actual entrenador de Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay está mencionado en la resolución de elevación a juicio contra el "Clan Ale" firmada por el juez federal N°2, Fernando Poviña, como supuesto socio del hotel Palmas del Lago (Carlos Paz) junto a María Jesús Rivero, también imputada. Además, Roldán figura en el requerimiento de elevación a juicio rubricado por el fiscal federal Carlos Brito en base a la documentación recabada por la Unidad de Investigación Financiera (UIF). Un testigo de identidad preservada declaró que el entrenador habría actuado como nexo para articular, supuestamente, el traslado de mujeres a Catamarca para su explotación sexual.


"Nunca tuve una relación comercial con los Ale. Mi relación era con San Martín. Lo que tengo me lo gané trabajando", se defendió el técnico en diálogo con Radio Q.


Asimismo, en diálogo con la radio LV12, Roldán aseguró que sólo estuvo vinculado con Rivero a través de San Martín. Además, contó que un dirigente de su actual club es un ex juez federal del Litoral que le recomendó que le restara importancia a la mención en el expediente. Según él, le dijo: "No te hagas problema porque en esto cualquiera invoca un nombre gratuitamente y lo ensucia. Pero si la Justicia no le dio entidad es por falta de sustento. El juez de la causa ya lo hubiera citado (a usted). Es una persona pública y sabe dónde está y como está".


El DT también contó el consejo que le habría dado el dirigente respecto a la acusación del testigo encubierto. "Y lo de que estaba en Catamarca con la trata de persona, no sé cómo salió. Sería bueno que hable con un abogado que vea el tema con el diario, que es muy gratuito, injurioso (…)", dijo con respecto al diario La Gaceta, que difundió la noticia sobre la vinculación de Roldán con los Ale. "Trate de presentarse espontáneamente ante el juez y que vea que usted no tiene nada que ver. Si tienen cualquier duda que lo vea, que lo controlen a ver si es verdad y ahí se van a dar cuenta que no tiene nada que ver", añadió.


En la resolución de Poviña, en uno de los apartados, el magistrado precisó lo aportado por la UIF: "Asimismo, manifestaron que la ‘Gerenciadora Deportiva NOA SA’ está relacionada con el Club Atlético San Martín y el ‘Hotel Palmas del Lago’, esto último ubicado en la localidad de Villa Carlos Paz, provincia de Córdoba. Que en esta persona jurídica figuran como socios María Jesús Rivero (quien a su vez es ex concubina de Rubén Eduardo Ale) y Oscar Dilascio (actual pareja de Rivero). (…) Al respecto, afirmaron que 'entre los cometidos específicamente desarrollados por la firma destaca el gerenciamiento ejercido sobre el Club Atlético San Martín de Tucumán, en el cual la pareja Ale-Rivero se desempeñó como presidente y vicepresidente, respectivamente. El ex técnico del club, Carlos Alberto Roldán, figura a su vez como socio del Hotel Palmas del Lago, en el cual también participa, en igual calidad, María Jesús Rivero".


En el requerimiento de elevación a juicio contra el "Clan Ale", en tanto, el fiscal federal Brito detalló que el 5 de febrero de 2014 se incorporó a la investigación el testimonio de una persona de identidad preservada que afirmó que recibió amenazas por parte de allegados a los hermanos Ale. Declaró que el "Clan Ale" formaba parte de una amplia red de trata y explotación sexual de mujeres, con ramificaciones en Tucumán, La Rioja y Catamarca. 


La UIF investigó el caso y por decisión de su entonces presidente, Guillermo Sbatella, se dio curso a la investigación. Se estima que el grupo manejó de manera ilegal unos $ 63 millones entre 2002 y 2013.


Recomienda esta nota: