14/01/2017

Tucumán

Tras el aumento del boleto, ahora los empresarios piden pagar menos impuestos

Aseguran que la suba del 60% del gasoil les genera déficit económico. El último ajuste tarifario, del 34,5%, entró en vigencia hace dos semanas.

Tras la reciente suba del 34,5% en la tarifa de colectivos de toda la provincia, los empresarios del transporte denuncian que el último aumento del gasoil profundizó la crisis económica del sector, que afecta de manera directa a 3.600 empleados y de forma indirecta a 4.800 trabajadores.


“No existe forma de prestar adecuadamente este servicio público si las empresas no logran alcanzar la sustentabilidad económica, cubriendo todos los costos”, informaron desde la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat), presidida por Daniel Orell.


Los empresarios indicaron que, a pesar que desde el 1 de enero entró en vigencia el último ajuste en los valores de los boletos en las 14 líneas urbanas de San Miguel de Tucumán y en las 56 interurbanas y rurales, el aumento del 60% en el precio del gasoil impactó de manera “significativa” en sus costos operativos, sumadas a las demás subas de insumos. Aseguran que la inflación en los precios de los insumos provocan "un desequilibrio económico-financiero cuyo déficit se refleja en un endeudamiento y desinversión constante, afectando la renovación de unidades y la calidad de los servicios".


“Resulta evidente la necesidad de abrir un canal de comunicación entre las empresas y los poderes del Estado, ya que evidentemente el impacto de la suba incesante de los costos de la prestación de nuestros servicios sistemáticamente generan un desfase con respecto a las tarifas, cuyos ajustes nunca acompañan en tiempo y forma el ritmo de las subas de nuestros insumos”, consignaron los empresarios en un comunicado.


Por ello, desde Aetat solicitan eximir de impuestos y tasas al sector, como Ingresos Brutos, Salud Pública, Patentes y Tasas Municipales, entre otras medidas que servirían de auxilio para la actividad.


“Pedimos comprensión a la comunidad por los ajustes de tarifa, ya que estas subas no son fondos que van a los bolsillos de los empresarios, sino que van a costos de prestación de servicio, que aún son deficitarios”, se defendieron.




En noviembre, los empresarios habían presentado un informe de gastos y una solicitud para incrementar el boleto al Concejo de la Capital: pedían elevar la tarifa de $ 6,95 a $ 13,05, es decir una suba del 87%. 


Tras un mes de negociaciones, el Concejo Deliberante capitalino concedió en la sesión del 15 de diciembre la suba del boleto en la capital, que pasaba de $ 6,95 a $9,35 (una suba del 34,5%).


La nueva tarifa entró en vigencia a partir del 1 de enero en toda la provincia. El cuadro tarifario interurbano (hacia localidades como Yerba Buena, Banda del Río Salí, Alderetes, Las Talitas, Tafí Viejo y Lastenia) fijó el código 101 en $ 10,10 (antes en $ 7,50); el 102 en $ 11,60 (la cifra anterior era $ 8,60); el 103 en $ 12,40 (antes en $ 9,20) y el 104 en $ 13,20 (antes en $ 9,80). Asimismo, los códigos 105 y 106 están en $ 14,70 (el valor anterior era de $ 10,90); el 107 en $ 15,50 (subió desde $ 11,50) y el 108 en $ 17,10 (antes en $ 12,70).


El viaje desde la Terminal de Ómnibus hasta El Mollar pasó de $ 116 a $ 150. El precio del viaje a Concepción subió de $ 42 a $ 57. Viajar a Simoca aumentó a $ 54,50, a Trancas $ 69, hacia Aguilares $ 63 y hasta Alberdi $ 68,50.




Recomienda esta nota: