17/01/2017

Sucesos

Sigue el misterio por la muerte de dos agricultores en Tafí del Valle: son 16 los policías detenidos

Oscar Romero y su hijo Orlando murieron abatidos por las fuerzas de seguridad. Los cinco familiares y amigos que viajaban con ellos quedaron en libertad.

El asesinato de dos agricultores en Tafí del Valle conmovió a toda la provincia y permanece la incertidumbre por saber que pasó aquel domingo a la tarde. Para la policía se trató de un enfrentamiento; para la familia de Oscar Martín y Oscar Orlando Moreno se trata de un caso de extorsión y amenazas.


Mientras los investigadores intentan dilucidar como se dieron los hechos que culminaron con la muerte de los agricultores por parte de la policía, los cinco familiares y amigos de los dos hombres fallecidos, que habían sido aprehendidos el domingo, quedaron en libertad. La medida fue dispuesta este martes por la Justicia.


Esta decisión benefició a Adrián Omar Roldán, a José Antonio Moreno, a Adrián Alfonso Moya, a Raúl Alberto Moreno y a Javier Martín Moreno. Estas cinco personas se encontraban con Oscar Martín Moreno y con Oscar Orlando Moreno cuando fueron asesinados en un confuso episodio el domingo.


El lunes, el fiscal Jorge Echayde les tomó declaración en el Centro Judicial Monteros y, pasada la medianoche, ordenó que quedaran en libertad.


Mientras tanto, los 16 policías implicados en el hecho (entre los que se encuentra el comisario Dardo Romano, de la comisaría de Tafí del Valle) continúan aprehendidos.


El hecho ocurrió el domingo por la tarde. Según la Policía, el tiroteo se produjo cuando las víctimas intentaron pasar un control vehicular sin los papeles necesarios. Después de que se inicie la persecución y de que los Moreno se vieran acorralados, la Policía afirmó que padre e hijo y sus allegados iniciaron los disparos contra las fuerzas de seguridad, quienes también respondieron con fuego.


Sin embargo, parientes y amigos de los fallecidos sostienen que fueron ultimados por los uniformados porque se negaron a pagarles una coima.


Según esta versión, el padre y el hijo se encontraban en la tribuna de la cancha de San José Fútbol Club viendo al equipo de su barrio, Peñarol, cuando ambos fueron increpados por un policía que los intentó detener.


"Ellos habían comprado un VW Vento usado y un tal Velasco, que es comisario en Simoca, era el cobrador, el recaudador. Este Velasco les cobraba las cuotas del auto todos los meses y les sumaba otro monto fijo que era una coima para que no le quitaran el vehículo. A su vez, Dardo Romano, el comisario de Tafí del Valle, también les pedía dinero para no secuestrarles el auto porque no tenían hecha la transferencia", detalló la abogada de la familia, Natalia García Salemi.


La familia aseguró que, una vez que la policía se acercó a los Moreno, les reclamó un dinero para ese tal Velasco. "El policía le dice que Velasco quería plata, que hace mucho que no le daban plata y que la necesitaban, sino le llevaban el auto", explicó la viuda Maribel Zenteno. Y agregó: "Parece que se enteraron de que hace poco vendimos la cosecha y pensaban que teníamos plata".


"Orlando no aparecía en casa después de un rato, por lo que salimos a buscarlo. Y estaba muerto. Lo mataron a mi marido también", relató Zenteno.


Aún se espera poder recoger el testimonio de otros hinchas de Peñarol, que se habían acercado a la cancha de San José para alentar a su equipo, para tratar de analizar cómo se inició el problema.



Recomienda esta nota: