03/02/2017

Tucumán

El magistrado Salvador Ruiz aseguró que renunció como juez para acceder a la jubilación

Ruiz se desempeñó como uno de los vocales de la Sala I en lo Contencioso Administrativo y fue uno de los camaristas, junto a Ebe López Piossek, que anuló las elecciones generales de 2015

El magistrado Salvador Ruiz, que trabajaba entre otras causas en la investigación abierta por los gastos sociales en la Legislatura, presentó su renuncia para acceder a la jubilación.

En una conversación telefónica con un diario local negó que haya sufrido presiones para dejar el cargo. Aclaró que había decidido jubilarse al cumplir 70 años, cosa que ocurrió en junio pasado.

Ruiz se desempeñó como uno de los vocales de la Sala I en lo Contencioso Administrativo y fue uno de los camaristas, junto a Ebe López Piossek, que anuló las elecciones generales de 2015, sentencia que fue revocada por la Corte Suprema de Justicia de Tucumán entre amenazas de intervención federal y las presiones de los militantes oficialistas apostados en la plaza Yrigoyen, al frente del Palacio de Justicia. Durante esos días, los magistrados sufrieron constantes ataques.

En los últimos meses, Ruiz estuvo a cargo de la investigación abierta por los gastos sociales en la Legislatura y en una de sus últimas actuaciones había girado en enero un oficio al vicegobernador, Osvaldo Jaldo, para solicitarle que eleve un informe sobre “el efectivo y fiel” cumplimiento de la medida cautelar dictada en noviembre por los vocales de la Sala II de ese fuero, Rodolfo Novillo y Carlos Giovanniello. Este tribunal, mediante esa decisión, le había ordenado al presidente de la Legislatura que estableciera un lugar específico para la inmovilización y el resguardo de los comprobantes relativos a los millonarios aportes en efectivo para supuestas personas necesitadas, entregados entre julio de 2015 y agosto de 2016.  

La investigación se inició en noviembre de 2015 luego de que se había dado a conocer que el dinero para los gastos sociales era llevado en valijas, desde un banco céntrico hasta la sede de la Legislatura. En cada maleta cabían $ 6 millones, en billetes de $ 100. Según los registros bancarios, hubo días en los que las extracciones superaron los $ 10 millones.

Entre junio, julio y agosto de ese año -es decir, en los meses previos a las PASO nacionales y a las elecciones provinciales-, fueron retirados de esa cuenta bancaria más de $ 200 millones en efectivo. Con esta información, el peronista disidente Oscar López, quien fue candidato en 2015 por un “acople” del Acuerdo para el Bicentenario (ApB), denunció a Manzur y a toda la conformación anterior por malversación de fondos y otros presuntos delitos en el fuero provincial.

La hipótesis del denunciante es que la Legislatura utilizaba ese régimen para efectuar pagos en negro o sobresueldos, en paralelo a la dieta (única paga habilitada por la Constitución por la labor legislativa). En 2015, por este concepto, fueron ejecutados $ 615,6 millones. En 2016 el presupuesto para esas supuestas ayudas fue de $ 150 millones.






Recomienda esta nota: