07/02/2017

Tucumán

Atlético llegó al estadio y el partido se jugará ante El Nacional "bajo protesta"

El Decano demoró una hora su llegada a la cancha y el equipo ecuatoriano aceptó disputar el encuentro guardándose la posibilidad de reclamar a la Conmebol.

En una jornada que quedará para la historia por lo insólito, desorganizado y demorado del arribo de Atlético a la ciudad de Quito, finalmente a las 22:10 de Argentina se confirmó que el partido ante El Nacional por la Copa Libertadores se jugará, pero con los ecuatorianos "bajo protesta".

 

Así lo afirmó el dirigente del Decano, Mario Ávila, en declaraciones a Fox Sports. "Hablamos con el presidente del equipo ecuatoriano y nos dijo que el partido se disputará", dijo el tucumano. Por el poco tiempo que tiene, el equipo tucumano jugará este encuentro con la camiseta de la Selección (se la prestan los del Sub 20 que juega en Quito) o con una alternativa de El Nacional

 

El plantel de Atlético llegó al estadio pasadas las 22 luego de aterrizar en la ciudad de Quito cerca de las 21.15, hora que debía comenzar su revancha con El Nacional por la fase 2 de la Copa Libertadores. Pero debido a un problema de documentación, que impidió el despegue del vuelo chárter contratado, se tuvo que hacer de urgencia la gestión de un avión privado para poder trasladar a la delegación.

 

Atlético debía partir de Guayaquil a las 17 de Argentina para llegar a Quito unas tres horas antes del inicio del partido en el estadio Olímpico Atahualpa, pero luego de embarcar y cuando los pasajeros ya estaban en sus asientos esperando la salida de la nave, el comandante les anunció que no recibía la autorización para viajar.

 

Los jugadores del "Decano" estuvieron más de dos horas esperando una solución, sentados en los asientos del mismo avión que los trasladó de Tucumán a Guayaquil, el domingo por la noche.

 

Los responsables del vuelo chárter le explicaron a los dirigentes del club que la prohibición de despegue se debió a un conflicto con las autoridades aeronáuticas del aeropuerto "José Joaquín de Olmedo" por no tener, presuntamente, la documentación en regla.

 

Entonces, el presidente de Atlético, Mario Leito, gestionó de urgencia un vuelo privado con capacidad para 25 personas para trasladar a los 19 jugadores, el cuerpo técnico y unos pocos dirigentes, mientras notificaba a las autoridades de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) de lo sucedido.

 

Ese vuelo pudo despegar cerca de las 20 de Argentina y su aterrizaje llegó a las 21, por lo que fue imposible que el partido comience a las 21.15 como estaba previsto.

 

Por reglamento, el equipo tenía un plazo de tolerancia de 45 minutos para presentarse en el estadio para jugar el partido.

 

Paralelamente, en Guayaquil quedaron varados otros miembros de la delegación y al menos un centenar de hinchas que debían abordar el vuelo chárter contratado por Atlético para llegar a la capital ecuatoriana.





Recomienda esta nota: