(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
18/03/2017

Tucumán

Familiares exigen que llegue a juicio la causa de la muerte de María Reales

En el año 2009, la mujer fue embestida en Yerba Buena por el auto que manejaba un menor. Su hermana denuncia que se especula "para que la causa prescriba".
Ampliar (1 fotos)

Sobre la calle, el auto en el que iban los adolescentes. Detrás, el vehículo de Cecilia Reales quedó destruido sobre la platabanda. Foto: La Gaceta.

Marcela Reales, hermana de María Cecilia Reales, la mujer que en 2009 murió tras ser embestida por un auto en avenida Aconquija y Moreno, denuncia un freno en el avance de la causa, pese que hace cinco años que se pidió que inicie el juicio oral.

La mujer asegura que hay intereses detrás de la demora en el avance del caso. “Esto no es simple negligencia, hay intereses por detrás. Estamos preocupados porque creemos que están especulando para que la causa prescriba”, acusó. Su hermana María Cecilia murió hace ocho años y el requerimiento de elevación a juicio se hizo hace cinco, pero todo podría quedar en la nada en mayo.

“El pedido de elevación a juicio se realizó ante el Juzgado Correccional de Marcelo Mendilaharzu en 2012. Pasaron cinco años y no se puso fecha al juicio oral. Creemos que hubo tiempo suficiente para hacerlo, por lo que tenemos la sensación de que no interesó la vida que se perdió”, apuntó Marcela, citada por La Gaceta.

María Cecilia Reales era pediatra y tenía 39 años. El 3 de febrero de 2009, a las 7 de la mañana, manejaba su auto por la calle Moreno de Yerba Buena con destino al Hospital de Niños. Al llegar a la avenida Aconquija, su Peugeot 206 fue embestido por el lateral izquierdo por un Ford Fiesta en el que viajaban dos adolescentes de 17 años. María Cecilia murió al instante. Los menores fueron llevados al hospital Centro de Salud, donde se negaron a realizarse un dosaje de alcohol, por lo que jamás pudo confirmarse si el conductor estaba ebrio. 

Marcela contó otras irregularidades que se dieron durante el correr de la causa. “Al menor que manejaba, Agustín Troncoso, le dieron una prisión domiciliaria para que la cumpliera en su casa de un country, pero no lo hizo. También le prohibieron que manejara y lo siguió haciendo. Para colmo, como tenía 17 años al momento del choque, no pudimos presentarnos como querellantes. Se nos negó ese acto civil y no pudimos acceder al expediente”, enumeró.

Tras el choque, al conductor se lo obligó a realizar tareas comunitarias y se le prohibió concurrir a reuniones sociales mientras no fuera mayor de edad. Tenía prohibido sacar el carnet de conducir hasta los 21 años y debía realizar un tratamiento psicológico junto con sus padres. “En caso de que el menor no cumpla, se dispondrá su alojamiento en un establecimiento”, decía el oficio del juez Raúl Ruiz.

Pese a las trabas, la familia de la víctima prometió que no se quedará de brazos cruzados para ver prescribir a la causa. “Si no se avanza en la fecha del juicio, vamos a ir a la Corte para que se haga una auditoría. Además, vamos a hacer una marcha y un acto con la gente de Estrellas Amarillas”, se informó. La primera manifestación será el lunes a la mañana en la avenida Sarmiento, y contará con el apoyo de los profesionales del Hospital de Niños que trabajaban con María Cecilia.


Recomienda esta nota: