(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
25/03/2017

Tucumán

Fútbol

Atlético tuvo un mes intenso y se le viene uno peor

La doble competencia pondrá a prueba la preparación física y el temple del plantel decano.
Ampliar (1 fotos)

Pablo Lavallén, director técnico de Atlético Tucumán.

La temporada 2017 de Atlético es una de las más exigentes y sin dudas la más gratificante de su historia.

Se le vienen ocho partidos en poco más de un mes a partir de la cita que tiene con Temperley, este domingo a las 18.30.

El viernes 31 recibirá a Gimnasia de La Plata en el Monumental y el viernes 7 de abril visitará a Rosario Central, todo por el torneo de Primera. El martes 11 retomará la actividad por la Copa Libertadores cuando viaje a Cochabamba para enfrentar a Wilstermann.

A partir de ahí no sólo serán varios partidos en pocos días sino que el nivel de sus rivales será bastante importante. El 16 recibirá a San Lorenzo, el 22 visitará a Racing y el 30 recibiría a River. En el medio, el 25 de abril, jugará contra Wilstermann en el Monumental en un partido que podría definir la suerte del equipo en el grupo 5.

Una seguidilla infernal cuyo adelanto, como dijimos, tuvo la última semana y Pablo Lavallén seguramente tomó nota. Con mayoría de suplentes, el equipo jugó un aceptable partido contra Sarmiento, vendió muy cara la derrota ante Peñarol en Uruguay pero falló y mucho en el 0-0 ante Aldosivi.

Para colmo, en ese lapso, la lesión en el empeine de Ignacio Canuto se agravó aunque seguirá jugando (lo infiltrarán). Bruno Bianchi está a una amarilla de la suspensión en ambos torneos. Justo en una posición en la que a Atlético no le sobran jugadores.

Luis Rodríguez se bajó del viaje a Buenos Aires para enfrentar a Temperley y no es una baja más, teniendo en cuenta que es número puesto para el torneo local.

El plantel “Decano” no es largo por lo que deberá enfrentar esta hilera de partidos esperando buen nivel de sus suplentes y que no haya más lesiones. (lagaceta.com.ar)



Recomienda esta nota: