02/05/2017

Tucumán

Escruche

Entraron a la casa de un médico mientras estaba de guardia y le robaron una importante suma de dinero

Los ladrones forzaron la entrada principal y se llevaron 10 mil dólares y 50 mil pesos, en el barrio Soeme de Las Talitas.
Entraron a la casa de un médico mientras estaba de guardia y le robaron una importante suma de dinero | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Importante robo en el barrio Soeme de Las Talitas.

Ladrones entraron a una casa cuando estaba vacía, en el barrio Soeme de Las Talitas y se llevaron un botín de 10 mil dólares más 50 mil pesos.

La víctima del robo es un médico de 64 años que, al volver de una guardia de 24 horas en la localidad de Medina, se encontró con la puerta principal forzada. Los intrusos fueron directamente hacia una caja fuerte de metal que había en la vivienda y escaparon sin abrirla. Según confiaron fuentes policiales, allí, además del dinero, había al menos 10 joyas de oro. También le quitaron un celular.

“Es tranquila la zona. A mí me desvalijaron la casa hace unos cinco años, pero no es algo que pase todos los días. Incluso hay rondines que pasan tocando pito por las noches”, comentó “Mary” Quinteros, quien luego afirmó que esa noche andaban merodeando dos muchachos en moto. “Asaltaron a la mujer de la Iglesia y a una parejita, pero no sé si fueron los que cometieron el escruche; cuando a mí me robaron de esa manera, andaban en una camioneta, es decir en un vehículo más grande”, razonó.

Desde la comisaría de El Colmenar se giró de inmediato la investigación a la fiscalía de turno, a cargo de Adriana Reinoso Cuello. La orden de la Justicia fue que Criminalística inspeccionara el lugar mientras la división Delitos Contra la Propiedad busca a los ladrones. Hasta el momento, no fueron encontrados.

“Es triste tener que pensar que hay que reforzar las puertas para no encontrarse a nadie adentro de tu casa, o imaginar que al volver va a estar desvalijada. Yo tengo dos nenas chiquitas, me da miedo por ellas, no por lo material”, comentó Darío López, quien vive a una cuadra y media de la casa donde ocurrió el escruche, y sufrió dos arrebatos en cinco meses. “Definitivamente, nos vendría muy bien algo más de presencia policial. La que hay es casi nula. Todos los días, mi marido acompaña a mi hija a tomar el colectivo y la espera cuando vuelve”, lamentó Esther, una mujer que prefirió no dar su apellido.

 

 


Tags



Recomienda esta nota: