(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
12/05/2017

Tucumán

Confirmaron dos casos de meningitis viral en El Manantial pero no son graves

La ministra de Salud de la Provincia resaltó que por tratarse de una enfermedad provocada por un virus y no una bacteria, los casos no revisten gravedad.
Ampliar (1 fotos)

Rossana Chahla, ministra de Salud de la Provincia.

La ministra de Salud de la Provincia, Rossana Chahla, confirmó este viernes que hay dos casos de meningitis viral en El Manantial. Los pacientes afectados son una docente y a un niño, aunque aclaró que los cuadros no revisten gravedad.

La funcionaria informó que a la maestra se le tomó una muestra de líquido cefalorraquídeo (de la médula espinal), con la finalidad de confirmar la enfermedad, y resaltó que por tratarse de una enfermedad provocada por un virus y no una bacteria (meningitis bacterial), los casos no revisten gravedad. "La paciente está internada en un sanatorio privado. Por tratarse de un caso viral, no es necesario aislarla ni suspender las clases", remarcó Chahla.

En cuanto al niño, la funcionaria ratificó que vive en El Manantial y que está internado desde el miércoles, en buen estado.

La meningitis es una enfermedad infecciosa provocada por virus o bacterias que en muchas ocasiones se encuentran en la nariz y en la garganta de personas sanas (portadores sanos) que la contagian a terceras personas.

La más común, y menos grave, es la infección vírica, que generalmente mejora sin que se la administre ningún medicamento al paciente. Sin embargo, las bacterianas son muy graves y pueden llegar a provocar daños cerebrales e incluso la muerte.

El contagio de esta patología se produce a través de la saliva y las gotitas que se expulsan al hablar, estornudar o toser. El contagio a través de objetos no es habitual y ocurre en pocas ocasiones. La meningitis suele aparecer en otoño y en primavera. En entornos como las guarderías, las escuelas o las residencias puede propagarse con rapidez.

Una vez contagiada, una persona puede tener los primeros síntomas entre los dos y los diez días posteriores al contagio. En ocasiones tiene un comienzo brusco con síntomas similares a los de un catarro o una gripe. Los más frecuentes y que anuncian la gravedad son fiebre alta, dolor de cabeza intenso, rigidez de la nuca, vómitos bruscos, somnolencia, pérdida de conciencia, agitación, delirio y/o convulsiones, manchas de color rojo-púrpura en la piel, lo que implica una mayor gravedad.

La mejor prevención es la vacunación. Hasta hace poco sólo existían vacunas contra el Haemophilus tipo b, el meningococo tipo A y C y el neumococo, que habían hecho prácticamente desaparecer estos tipos de meningitis en nuestro entorno.

La mayor parte de las personas que sufre una meningitis viral se cura sin problemas. En la meningitis bacteriana el tratamiento consiste en cuidados específicos en el hospital y terapia intensa con antibióticos. Es imprescindible el diagnóstico precoz y la rápida asistencia del especialista. En algunos casos la enfermedad evoluciona con gran fuerza o afecta a personas con el sistema inmune débil y pueden provocar desenlaces fatales.


Recomienda esta nota: