30/08/2017

Tucumán

La plaga de langostas en Tucumán preocupa a los medios nacionales

Se trata en realidad de una problemática que llegó a afectar a varias provincias y paises vecinos.

La invasión de langostas se convirtió en un motivo de preocupación a nivel nacional, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agropecuaria (Senasa) pide información a los productores afectados sobre la plaga, y recomienda qué insecticidas usar para no dañar a otras especies.

Desde mediados de junio, se ha constatado la aparición de la plaga de langostas en Chaco, Formosa, Santa Fe, Santiago del Estero, Salta, Jujuy, Catamarca, La Rioja, Córdoba y Tucumán, con presencia además países limítrofes como Paraguay y Bolivia.

A la fecha, según Senasa el estado de situación actual en la zona tripartita Santiago – Catamarca –Tucumán (Ruta 157) es de una densidad alta desde Frías hasta Lamadrid, incluso llegó a cercanías de Simoca, próxima a San Miguel de Tucumán. También se constataron focos por la zona de Pozo Hondo y las Termas de Rio Hondo, Santiago del Estero.

La langosta es una plaga que amenaza a los cultivos, campos de pastoreo y montes. Tiene la capacidad de desplazarse por aire hasta 150 km por día y reposa en lugares donde la vegetación es densa, cómo montes nativos.

La especie de langosta presente en Argentina se denomina Schistocerca cancellata. Sus ejemplares adultos tienen entre 5,5 y 6,5 cm de longitud, aunque los machos pueden ser ligeramente más pequeños.

El ciclo reproductivo del insecto consta usualmente de dos generaciones anuales con mayor actividad durante los meses cálidos, pero con inviernos benignos, como el actual, pueden darse tres generaciones. Tras el apareamiento, las hembras perforan la tierra y entierran a varios centímetros de profundidad una espiga u ooteca que aloja los huevos. En épocas de oviposición, un solo individuo puede depositar hasta 180 huevos cada diez días.


 


Recomienda esta nota: