22/09/2017

Tucumán

El odontólogo acusado de abusar de una adolescente está cerca de recuperar su libertad

La justicia espera que la vítima de su versión de los hechos, mientras tanto desde la defensa insisten en que se trató de una relación "consentida".
Ampliar (1 fotos)

El odontólogo está acusado por graves maltratos a la joven.

En las próximas horas tendría la posibilidad de recuperar la libertad el odontólogo que se encuentra detenido acusado de abusos contra una adolescente.

El fiscal Claudio Bonari debe definir este viernes o en su defecto hasta el lunes con cargo, si ordena la libertad o le pide a un juez de instrucción que le dicte la prisión preventiva al acusado.

La madre de la adolescente denunció en la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia que su hija de 17 años había sufrido un ataque sexual y pidió que se investigara el caso. Una pariente de la víctima identificó al sospechoso como Sebastián Juliano.

Con el correr de los días se supo que el hombre había compartido el viaje de egresados con la supuesta víctima. Lo hizo como “padre cuidador”, ya que su hijo también formó parte de la delegación. Allí, según el expediente, se habría ganado la confianza de la adolescente. Cuando regresó del viaje, del que también formó parte la mujer que denunció el caso, habrían seguido manteniendo contacto.

El odontólogo se presentó ante la Justicia. Ante Bonari habría reconocido que mantuvo relaciones sexuales con la menor, pero que habían sido consentidas. Entregó a la Justicia su celular para que se confirmara su versión de los hechos. Sin embargo, un juez aceptó el pedido que se le dictara la detención al sospechoso, por lo que fue alojado en un calabozo de la Dirección de Guardia Urbana.

En este caso hay puntos que aún no están claros. Aún no se sabe en qué lugar ocurrió el encuentro, aunque según el odontólogo, fue en un hotel alojamiento. Tampoco se pudo establecer el motivo por el cual el acusado dejó a la adolescente herida en la puerta de su casa, sin dar aviso de lo que había sucedido. La adolescente estuvo internada durante varios días en un sanatorio de la capital. Ya instalada en su hogar, un médico confirmó que no estaba en condiciones de declarar. Se le dio un tiempo de 15 días para que pudiera hacerlo.

El problema es que aún la joven no dio su versión de lo sucedido, y el fiscal no puede esperar más tiempo para definir la situación procesal del detenido. Además, según se confirmó, no se realizaron las pericias al celular de la víctima, que fue entregado para ser analizado por los peritos. Esta prueba es de vital importancia, puesto que se confirmaría o descartaría la versión que dio el odontólogo. (lagaceta.com.ar)

 

 


Recomienda esta nota: