22/09/2017

Tucumán

El caso del odontólogo: Solicitaron que se le dicte prisión preventiva

El fiscal habría realizado el pedido para que Juliana continúe detenido porque no estaría muy claro si las relaciones sexuales fueron consentidas.
Pidieron la prisión preventiva para el odontólogo acusado de abuso: continuará detenido
El fiscal consideró, además, que habría existido un abandono de persona. El juez tiene 10 días para resolver el pedido.
Hace 2 Hs 16 101
1
 
El odontólogo acusado de haber abusado de una adolescente continuará bajo arresto. El fiscal que impulsa la investigación, Claudio Bonari, solicitó hoy que se le dicte la prisión preventiva al profesional por los presuntos delitos de "abuso sexual y abandono de persona". Ahora, el juez de instrucción Juan Francisco Pisa tiene 10 días para resolver el pedido. Mientras tanto, el acusado continuará alojado en un calabozo de la Dirección de Guardia Urbana.
Aunque la causa se desarrolla bajo un fuerte hermetismo y la presunta víctima aún no declaró, fuentes judiciales señalaron que el fiscal habría realizado el pedido de prisión preventiva porque no estaría muy claro si las relaciones sexuales fueron consentidas, como manifestó el odontólogo.
El perfil del odontólogo que está acusado de abuso: deportista y fanático de las redes sociales
La madre de la adolescente denunció en la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia que su hija de 17 años había sufrido un ataque sexual y pidió que se investigara el caso. Una pariente de la víctima identificó al sospechoso como Sebastián Juliano.
Con el correr de los días se supo que el hombre había compartido el viaje de egresados con la supuesta víctima. Lo hizo como “padre cuidador”, ya que su hijo también formó parte de la delegación. Allí, según el expediente, se habría ganado la confianza de la adolescente. Cuando regresó del viaje, del que también formó parte la mujer que denunció el caso, habrían seguido manteniendo contacto.
Cinco indicios que hacen sospechar a la Justicia que la relación entre el odontólogo y la adolescente fue consentida
El odontólogo se presentó ante la Justicia. Ante Bonari habría reconocido que mantuvo relaciones sexuales con la menor, pero que habían sido consentidas. Entregó a la Justicia su celular para que se confirmara su versión de los hechos. Sin embargo, un juez aceptó el pedido que se le dictara la detención al sospechoso, por lo que fue alojado en un calabozo de la Dirección de Guardia Urbana.
En este caso hay puntos que aún no están claros. Aún no se sabe en qué lugar ocurrió el encuentro, aunque según el odontólogo, fue en un hotel alojamiento. Tampoco se pudo establecer el motivo por el cual el acusado dejó a su la adolescente herida en la puerta de su casa, sin dar aviso de lo que había sucedido. La adolescente estuvo internada durante varios días en un sanatorio de la capital. Ya instalada en su hogar, un médico confirmó que no estaba en condiciones de declarar. Se le dio un tiempo de 15 días para que pudiera hacerlo.
La menor no habría sido abusada por el odontólogo
Sus dichos son de vital importancia, ya que si confirma que el encuentro sexual fue consentido, el odontólogo no podrá ser acusado de abuso o de otro delito, salvo que se compruebe que a través de algún mecanismo engañó a la adolescente a tener relaciones con él. Sí podría tener algún tipo de responsabilidad por las lesiones que sufrió. Sin embargo, al tratarse de un delito excarcelable, debería recuperar la libertad, aunque seguiría vinculado a la causa

Sebastián Juliano, el odontólogo de Yerba Buena acusado de haber abusado de una adolescente y cuyo caso trascendió las fronteras de la provincia, generando conmoción a nivel nacional, continuará bajo arresto.

El fiscal que impulsa la investigación, Claudio Bonari, solicitó este viernes que se le dicte la prisión preventiva al profesional por los presuntos delitos de "abuso sexual y abandono de persona".

Ahora, el juez de instrucción Juan Francisco Pisa tiene 10 días para resolver el pedido. Mientras tanto, el acusado continuará alojado en un calabozo de la Dirección de Guardia Urbana.

Aunque la causa se desarrolla bajo un fuerte hermetismo y la presunta víctima aún no declaró, fuentes judiciales señalaron que el fiscal habría realizado el pedido de prisión preventiva porque no estaría muy claro si las relaciones sexuales fueron consentidas, como manifestó el odontólogo.

Todo comenzó cuando hace poco más de dos semanas la madre de la adolescente denunció en la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia que su hija de 17 años había sufrido un ataque sexual y pidió que se investigara el caso. Una pariente de la víctima identificó al sospechoso como Sebastián Juliano.

Con el correr de los días se supo que el hombre había sido parte del viaje de egresados con la supuesta víctima. Lo hizo como “padre cuidador”, ya que su hijo también formó parte de la delegación. Allí, según el expediente, se habría ganado la confianza de la adolescente. Cuando regresó del viaje, del que también formó parte la mujer que denunció el caso, habrían seguido manteniendo contacto.

Tras conocerse la denuncia, el odontólogo se presentó ante la Justicia y en su declaración habría reconocido que mantuvo relaciones sexuales con la menor, pero que habían sido consentidas. Entregó a la Justicia su celular para que se confirmara su versión de los hechos. Sin embargo, un juez aceptó el pedido que se le dictara la detención al sospechoso, por lo que fue alojado en un calabozo de la Dirección de Guardia Urbana.

Aún no se sabe en qué lugar ocurrió el encuentro: según el odontólogo, fue en un hotel alojamiento. Tampoco se pudo establecer el motivo por el cual el acusado dejó a su la adolescente herida en la puerta de su casa, sin dar aviso de lo que había sucedido.

Tras las lesiones sufridas, la adolescente estuvo internada durante varios días en un sanatorio de la capital. Ya instalada en su hogar, un médico confirmó que no estaba en condiciones de declarar. Se le dio un tiempo de 15 días para que pudiera hacerlo.

Sus dichos son de vital importancia, ya que si confirma que el encuentro sexual fue consentido, el odontólogo no podrá ser acusado de abuso o de otro delito, salvo que se compruebe que a través de algún mecanismo engañó a la adolescente a tener relaciones con él. Sí podría tener algún tipo de responsabilidad por las lesiones que sufrió. Sin embargo, al tratarse de un delito excarcelable, debería recuperar la libertad, aunque seguiría vinculado a la causa.


Recomienda esta nota: