23/09/2017

Tucumán

El fiscal solicitó que el odontólogo acusado de abuso sea trasladado a Villa Urquiza

Le imputó los delitos de abuso sexual y de abandono de una menor adolescente, delitos mucho más graves de los que había solicitado la querella.
Pidieron que el odontólogo sea llevado a Villa Urquiza
El juez Pisa tiene 10 días para resolver el pedido de prisión preventiva por un año que formuló el fiscal Bonari contra el profesional
Hace 8 Hs 10 30
2
 
El fiscal Claudio Bonari pateó el tablero. Finalmente, le solicitó al juez Juan Francisco Pisa que le dicte la prisión preventiva al odontólogo Sebastián Juliano por 12 meses. Lo acusa de los delitos de abuso sexual y de abandono de una menor adolescente de 17 años. Pidió además que, en caso de que le aceptaran el planteo, el profesional sea trasladado hasta el penal de Villa Urquiza. El magistrado tendrá 10 días para resolver la solicitud que le realizó el investigador, aunque algunas fuentes aseguraron que lo haría antes.
El caso generó sorpresa en tribunales. El fiscal le imputó a Juliano delitos mucho más graves de los que había solicitado Silvia Furque, representante legal de la familia de la joven, que asumió el rol de querellante de la causa. En un escrito presentado ante Bonari, plantearon que se lo investigue por los delitos de lesiones graves y de no haberle brindado asistencia médica por la herida que sufrió, y más aún tratándose de un profesional de la salud.
Bonari, según el código procesal penal, no debe seguir a pie de la letra lo que dice la querella, como ocurrió en este caso. Pero es importante destacar que en sede judicial la familia no acusó de abuso sexual al profesional, aunque hicieron reserva de hacerlo eventualmente cuando la chica declare.
Este detalle sería un importante indicio de que la relación había sido consentida por la adolescente, tal como había declarado el acusado, que actualmente está alojado en el calabozo de la Dirección de Guardia Urbana, en Maipú al 400.
“El fiscal tiene la autonomía para realizar la acusación sin importar lo que le diga la querella. Está en todo su derecho y no vamos a emitir ningún tipo de opinión sobre el planteo que realizó. Seguimos esperando la recuperación de la joven para que pueda declarar y despejar todas las dudas que existan en el caso. Además, como existe secreto de sumario, no sabemos qué elementos analizó para solicitar la preventiva”, explicó Furque.
Javier Arce, defensor del profesional, le insistió a LA GACETA que no hará declaraciones por pedido de Juliano. “Hablaremos cuando quede en libertad, que seguro la recuperará”, anticipó el abogado.
La madre de la menor denunció hace más de dos semanas que su hija había sufrido lesiones durante un ataque sexual y acusó al profesional. Juliano se presentó a los dos días ante el fiscal y quedó detenido. Al declarar durante varias horas, habría confesado no sólo que mantuvo una relación con la joven, sino que habría tenido un encuentro íntimo en un hotel alojamiento. También dejó su celular para que se peritaran los mensajes y llamadas que había realizado.
Al parecer, la relación comenzó cuando él participó como “padre cuidador” en el viaje de egresados que hizo un colegio privado a San Carlos de Bariloche. Lo hizo porque su hijo adolescente asiste al mismo colegio, aunque pertenece a otra división. De la delegación también formó parte la madre de la adolescente.
Una vez que regresaron, habrían continuado viéndose. Siempre según la investigación, la menor resultó con lesiones y el odontólogo la llevó hasta la puerta de su casa y huyó. La adolescente fue trasladada a un sanatorio donde fue intervenida quirúrgicamente por las heridas que presentaba. Estuvo internada más de una semana y hasta el momento no se recuperó totalmente.
En las últimas horas fueron trascendiendo algunos detalles. Por ejemplo, ya está prácticamente confirmado que la adolescente mantuvo relaciones con el acusado en un hotel alojamiento y no en la casa del odontólogo, como se había sospechado.
Un paso más
El fiscal decidió tomar esta medida a pesar de que la joven aún no declaró. El médico forense, por cuestiones de salud, le dio 15 días de reposo para que recién se presente en Tribunales. Bonari, al parecer, prefirió que el sospechoso continúe detenido hasta conocer la versión de la adolescente.
Mientras tanto, el juez Pisa podrá analizar el caso; si la menor reconoce que la relación fue consentida, Juliano podría recuperar la libertad después de que el magistrado defina su situación procesal

Finalmente, este viernes se dio a conocer que el fiscal Claudio Bonari solicitó la prisión preventiva por un año para el odontólogo Sebastián Juliano, acusado de abusar sexualmente d euna adolescente.

Ahora se dio a conocer que Bonari decidió acusarlo de los delitos de abuso sexual y de abandono de una menor adolescente de 17 años y también hizo un pedido al juez Juan Francisco Pisa para que el profesional sea trasladado al penal de Villa Urquiza. El magistrado tendrá 10 días para resolver la solicitud que le realizó el fiscal.

La decisión del investigador fue bastante inesperada, ya que le imputó a Juliano delitos mucho más graves de los que había solicitado Silvia Furque, representante legal de la familia de la joven, que asumió el rol de querellante de la causa. En un escrito presentado ante Bonari, plantearon que se lo investigue por los delitos de lesiones graves y de no haberle brindado asistencia médica por la herida que sufrió, y más aún tratándose de un profesional de la salud.

Bonari, según el código procesal penal, no debe seguir al pie de la letra lo que dice la querella, como ocurrió en este caso. Pero es importante destacar que en sede judicial la familia no acusó de abuso sexual al profesional, aunque hicieron reserva de hacerlo eventualmente cuando la chica declare.

Este detalle sería un importante indicio de que la relación quizás fue consentida por la adolescente, tal como había declarado el acusado, que actualmente está alojado en el calabozo de la Dirección de Guardia Urbana, en Maipú al 400.

“El fiscal tiene la autonomía para realizar la acusación sin importar lo que le diga la querella. Está en todo su derecho y no vamos a emitir ningún tipo de opinión sobre el planteo que realizó. Seguimos esperando la recuperación de la joven para que pueda declarar y despejar todas las dudas que existan en el caso. Además, como existe secreto de sumario, no sabemos qué elementos analizó para solicitar la preventiva”, explicó Furque.

Javier Arce, defensor del profesional, aseguró en diálogo con el diario La Gaceta que no hará declaraciones por pedido de Juliano. “Hablaremos cuando quede en libertad, que seguro la recuperará”, anticipó el abogado.

En las últimas horas fueron trascendiendo algunos detalles que se desconocían sobre el caso. Por ejemplo, ya está prácticamente confirmado que el supuesto abuso ocurrió en un hotel alojamiento y no en la casa del odontólogo, como se había sospechado.


Recomienda esta nota: