07/12/2017

Tucumán

Aunque no hay bono el gobierno autorizó una ayuda social para los empleados públicos

El beneficio equivale al 50% del importe de una cuota mensual de las sumas no remunerativas y no bonificables incorporadas a su salario.
Ampliar (1 fotos)

Manzur firmó el decreto para otorgar el beneficio a los empleados de la administración pública.

El Gobierno Provincial se niega a ceder ante el reclamo de otorgar un "bono navideño" como se venía dando en los últimos años, sin embargo se anunció que los empleados públicos permanentes, transitorios, jornalizados y/o contratados recibirán un ayuda social equivalente al 50% del importe de una cuota mensual de las sumas no remunerativas y no bonificables incorporadas a su salario.

Se trata de una asistencia financiera que, de acuerdo con la normativa vigente, tiende a mejorar “la situación económica del personal de la administración pública provincial”. El propio titular de Hacienda, Eduardo Garvich, reconoció que la erogación que se destinará para el cumplimiento de esta cláusula será de unos $ 226 millones.

Sin embargo, los dirigentes que integran el Frente de Gremios Estatales aclararon que el decreto sólo reconoce la parte que habitualmente no se toma en cuenta para la liquidación del aguinaldo (por ser no remunerativas) y que esta ayuda social viene a paliar esa situación. “El efecto de esa decisión es percibir el aguinaldo con una suerte de reconocimiento de sumas no remunerativas que, en muchos casos, representa casi la mitad del salario estatal”, especificó Vicente Ruiz, del Frente de Gremios Municipales.

El decreto, publicado ayer en el Boletín Oficial, causó revuelo en el mundo sindical por la expectativa que existe para que el Gobierno tucumano pague un bono navideño. Sin embargo, con el correr de las horas, las dudas se fueron disipando. “Es el decreto que, cada vez que se paga un aguinaldo, sale a la luz”, afirmó Enzo Alarcón, del gremio de municipales de Simoca.

La norma, fechada el primer día de este mes, alcanza otros 38 decretos que aluden precisamente a los conceptos no remunerativos y no bonificables. Según explicaron los dirigentes gremiales, por ejemplo, el salario básico de un empleado estatal que reviste categoría 24 en el escalafón puede llegar a los $ 7.800, mientras que las sumas no remunerativas y no bonificables pueden representar otros $ 10.000 a $ 11.000 mensuales. El problema, advirtieron, se origina al momento de computarse esos conceptos para el cálculo de la jubilación.

“Hay un decreto que establece que para el cómputo previsional, se debe tomar en cuenta los aportes de los últimos 10 años y por eso las sumas se convierten a remunerables y bonificables”, acotó Alarcón.

 


Recomienda esta nota: