14/02/2018

Tucumán

Municipio

Alfaro quiere aplicar en Tucumán la norma que prohibe nombrar familiares en el Estado

"Somos los que tenemos que dar el ejemplo", dijo el Secretario de Gobierno capitalino, Walter Berarducci.
Ampliar (1 fotos)

Beatriz Ávila renunció en su momento a su banca de concejal ante las sospechas que podría despertar por ser esposa del intendente Alfaro.

El intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, analiza la posibilidad de aplicar en su municipio la iniciativa que anunció el presidente Mauricio Macri, respecto a la prohibición para designar familiares en las dependencias del Estado.

Según anticipó el secretario de Gobierno de la capital tucumana, Walter Berarducci, la postura de las autoridades gubernamentales es esperar a que se instrumente la decisión a nivel nacional. Luego de eso, revisarían su propio estatuto, con el fin de esquivar posibles disonancias. Finalmente, podrían interponer un decreto o, incluso, elevar un proyecto al Concejo Deliberante.

“Estamos de acuerdo con aquellas legislaciones que apunten a la responsabilidad y a la transparencia en el manejo de los fondos públicos. Creemos que debemos promover la ejemplariedad. Eso legitima, desde luego, nuestras acciones. El nepotismo resulta perjudicial para la administración pública”, declaró el funcionario municipal.

Desde la mirada de Berarducci, la designación de familiares en puestos políticos es una de las razones por las cuales Tucumán hace gala de un aparato estatal muy grande.

“Aquí, el gran creador de empleo ha sido, hasta ahora, el Estado”, razonó, y enseguida añadió que eso resulta más evidente en la esfera provincial donde -según él-, alrededor del 65 % del presupuesto se destina al pago de salarios.

“Podemos coincidir o no con Macri con respecto al contexto en el que ha tomado esta resolución”, prosiguió Berarducci, haciendo referencia a que la decisión presidencial podría tratarse de una derivación de la polémica generada en torno al ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca. “Como fuere, lo importante sería que se adopte una decisión que involucre a todo el abanico político; no a un determinado signo”, agregó.

Finalmente, Berarducci aseguró que Alfaro “no tiene a ningún pariente” entre sus funcionarios. Incluso, dijo que su esposa, Beatriz Ávila, quien había sido electa concejal en 2015, renunció a su banca porque no le parecía moral. “Creo que en este tipo de situaciones, uno habla por lo que hace, más que por lo que dice. Somos los que tenemos que dar el ejemplo”, señaló. (lagaceta.com.ar)

 


Recomienda esta nota: