17/02/2018

Argentina

Vidal cierra diez escuelas del Delta en San Fernando

Se trata de jardines y primarias a los que asisten niños de los sectores más vulnerables de la zona. El Gobierno de la Provincia de Buenos Aires confirmó la medida y dio a conocer el listado de los establecimientos afectados.
Ampliar (1 fotos)

Vidal cierra establecimientos educativos en zonas desfavorecidas de la provincia.

A tres semanas del inicio de las clases, el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires confirmó el cierre de seis escuelas primarias y cuatro jardines de infantes ubicados en las islas del Delta, en San Fernando, provincia de Buenos Aires.


Hasta hace unos días las versiones eran cruzadas: algunos decían que se cerraban temporalmente por obras y otros aseguraban el cierre definitivo de diez escuelas del Delta. En medio de tantos rumores no aparecía la información oficial que confirmara alguna de todas las versiones. El jueves 15 finalmente se dio a conocer el listado oficial de las escuelas que la Provincia de Buenos Aires cerrará en el Delta, informa el portal sanfernandonuestro.com.ar.


Ese mismo sitio señala que durante el 2017 las jefaturas distritales presentaron un diagnóstico de las escuelas, a partir del cual el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires procedió a reorganizar el sistema educativo.


Teniendo en cuenta que las distancias en el Delta son dispares, los establecimientos educativos cuentan con una vacante muy inferior a las que poseen las escuelas de continente. En 2017 las 8 escuelas de San Fernando que están en el listado para su cierre contaban con una vacante de 103 chicos en total.


Es importante destacar que, si bien en un mapa las distancias entre escuelas parecería corta, en muchos casos la distancia es de 1 hora y media de viaje en lancha colectiva.


El viernes hubo una asamblea con los maestros y familias afectadas. Este lunes habrá una protesta frente a la Jefatura Distrital de San Fernando

El viernes hubo una asamblea con los maestros y familias afectadas y este lunes habrá una protesta.


Además, las escuelas que figuran en el listado cumplen una función social muy importante en su comunidad, ya que son el centro de los encuentros entre vecinos. En algunas hay huertas para todas las familias de la comunidad educativa, los padres asisten para realizar talleres y en muchos casos utilizan las lanchas escolares para acercarse a un muelle por el que pase una lancha pasajera que los lleve al continente.


Es decir, el cierre de las escuelas implica romper con esos lazos sociales construidos por esas comunidades alejadas de la ciudad, incomunica y aísla aún más a los isleños.


Si bien en un primer momento se especulaba con la posibilidad de que los establecimientos educativos fueran cerrados para ponerlos en valor, ahora se conocieron los verdaderos motivos y el informe oficial establece la “clausura temporaria” de los jardines 919, 920, 904, Jirimm 1 y las escuelas primarias 13, 18, 19 y 25, sumadas a las de dos de Martín García.


“Desde el gobierno provincial lo dicen sin pelos en la lengua”, denunció Adriana Montero, directora del jardín número 915 del arroyo Chana. “Dicen textualmente que están aplicando una política de ajuste. Al cierre de escuelas y jardines a los que asisten niños de los sectores más vulnerables del partido de San Fernando lo llaman ‘reducción de recursos’. No andan dando vueltas”, señaló, según refiere PáginaI12.


La comunidad educativa de islas está afectada porque tres semanas antes del inicio de clases se enteran de esta decisión que no fue consensuada con vecinos, autoridades educativas, gremios, Consejo Escolar ni con el intendente.


Entre las escuelas que cerrarán sus puertas se encuentran la Escuela N° 25 y el Jirimm 1 de Arroyo Caracoles, en donde desde el 2016 los alumnos recibían sus clases arriba de la lancha porque, dependiendo de la altura del río, a veces no podían llegar a la institución. En aquella oportunidad los vecinos manifestaron la necesidad de dragar el arroyo para que las lanchas pudieran circular con normalidad. Dos años después la respuesta llegó y en el lugar de dragar el arroyo se procedió a cerrar las escuelas.


Con el cierre de estas salas e instituciones educativas, algunos directivos y maestros serán desplazados pero otros perderán sus fuentes de trabajo: “Dicen que reubicarán tanto a maestros, autoridades de las escuelas y alumnos pero con el desplazamientos de maestros y directores titulares automáticamente pierden sus trabajos aquellos que tenían cargos suplentes. También muchas familias quedarán aisladas y puede que dejen de mandar a los chicos a los jardines”, señalaron desde la comunidad educativa de la zona.


En algunos casos el cierre de los jardines y escuelas derivará en lo que se conoce como “pluriaños”, es decir, la fusión de varios grados. Esto, indica Montero, es “para nada recomendable en términos educativos. Si se enseña en simultáneo en una misma sala a alumnos de primero, segundo y tercer grado, como proponen, por supuesto se dificulta el aprendizaje de los chicos, el trabajo de los maestros y se pierden contenidos. Un ejemplo de esto es la escuela secundaria número 22, donde ya hicieron este tipo de agrupamientos”.


Montero también señaló que el cierre de las escuelas implica romper los lazos sociales construidos por esas comunidades alejadas de la ciudad y deja a estas familias todavía más incomunicadas y aisladas: “Si sacan las escuelas se muere el arroyo, queda desconectado porque la lancha es el único transporte público que hay. Los isleños tendrán que moverse por sus propios medios y muy pocas de esas familias tienen lancha con motor. La mayoría se mueve con botes con remos. Se dan cursos con perspectivas de salida laboral para adultos. La escuela no es solo venir y educar a los chicos, que es la función fundamental. Si dejamos que nos cierren las escuelas, perdemos el contacto con las familias.”


Entre las escuelas que van a cerrar hay algunas que tienen entre cincuenta y cien años de antigüedad en la comunidad. “¿Cómo puede ser que establecimientos de tanta antigüedad no sean tratados de otra manera?”. Además, dice la directora, “hubo otras instancias durante el 2017 y en especial hacia fin de año en las que se podría haber planteado esta idea de cerrar las escuelas y los jardines, exponer los motivos y podríamos haber buscado soluciones junto a la comunidad. Incluso haberlo sabido con tiempo hubiera sido mejor que comunicárselo a las familias a tres semanas de empezar las clases”.


El encargado de trasmitir la noticia fue Ignacio García, coordinador Regional en Políticas Socio Educativas Región 6.  García además elaboró una serie de encuestas a los vecinos en las que se les consultaba qué lanchas pasaban por sus casas y hacia qué establecimientos educativos podían acceder tomando ese servicio de transporte. Pero en ningún momento el funcionario comentó a la comunidad la posibilidad de cerrar las escuelas y trasladar a los alumnos a otras del delta. (San Fernando Nuestro; PáginaI12)




Recomienda esta nota: