07/06/2018

Tucumán

Campero vetó la ordenanza que prohibía las urbanizaciones en el pedemonte y él la había impulsado

La ordenanza fallida fue elaborada por el equipo de gobierno del intendente de Yerba Buena. "Hemos visto una pata que no habíamos advertido antes", confesó ahora.

Campero vetó la ordenanza que prohibe construir en el pedemonte
7 de junio de 2018
La normativa había sido promovida por el mismo intendente de Yerba Buena, que retrotrajo su decisión porque podría ser considerada inconstitucional.
El intendente de Yerba Buena, el radical Mariano Campero, vetó la ordenanza que prohibía las urbanizaciones especiales en el pedemonte y que -él mismo- había impulsado. Según su explicación, la normativa podría ser considerada inconstitucional, al limitar el derecho a la propiedad.
En rigor, la ordenanza fallida fue elaborada por su equipo de gobierno, pues intervinieron funcionarios de distintas oficinas, como planeamiento urbano, medio ambiente y obras públicas, entre otras. Sin embargo, fue el propio Campero quien a fines de 2015 se puso al frente del tema, cuando acababa de asumir y suspendió por 180 días los desarrollos inmobiliarios situados al oeste del río Muerto.
Esa suspensión obtuvo la venia del Concejo Deliberante en aquella ocasión y al cabo de esos 180 días, cuando pidió una prórroga, se la concedieron. Entretanto, la Municipalidad conformó un comité de estudio que, durante ese tiempo, elaboró el proyecto que más tarde enviaron al parlamento local y que fue aprobado por el pleno de los concejales, los primeros días de mayo.
Ayer, Campero se reunió con seis de los 10 ediles para explicarles porqué este lunes se desayunaron con que la iniciativa había sido vetada. La reunión se prolongó durante unas dos horas. Les dijo que sostiene su línea de pensamiento. “Pero hemos visto una pata que no habíamos advertido antes. Mantendremos el criterio de protección, pero abriremos una pequeña puerta”, declara a este diario, tras ese encuentro.
Fuente: La Gaceta

El intendente de Yerba Buena, Mariano Campero, vetó la ordenanza que prohibía las urbanizaciones especiales en el pedemonte y que él mismo había impulsado. Según su explicación, la normativa podría ser considerada inconstitucional, al limitar el derecho a la propiedad.

En rigor, la ordenanza fallida fue elaborada por su equipo de gobierno, pues intervinieron funcionarios de distintas oficinas, como planeamiento urbano, medio ambiente y obras públicas, entre otras. Sin embargo, fue el propio Campero quien a fines de 2015 se puso al frente del tema, cuando acababa de asumir y suspendió por 180 días los desarrollos inmobiliarios situados al oeste del río Muerto.

Esa suspensión obtuvo la venia del Concejo Deliberante en aquella ocasión y al cabo de esos 180 días, cuando pidió una prórroga, se la concedieron. Entretanto, la Municipalidad conformó un comité de estudio que, durante ese tiempo, elaboró el proyecto que más tarde enviaron al parlamento local y que fue aprobado por el pleno de los concejales, los primeros días de mayo.

Este miércoles, Campero se reunió con seis de los 10 ediles para explicarles porqué este lunes la iniciativa había sido vetada. La reunión se prolongó durante unas dos horas. Les dijo que sostiene su línea de pensamiento. “Pero hemos visto una pata que no habíamos advertido antes. Mantendremos el criterio de protección, pero abriremos una pequeña puerta”, declara a este diario, tras ese encuentro (La Gaceta).


Recomienda esta nota: