13/06/2018

Tucumán

Religión

Afirman que una beba tucumana se curó milagrosamente gracias a fray Mamerto Esquiú

Un equipo de 11 médicos estudiaron el caso y no encontraron una respuesta científica a la sorprendente recuperación.
Ampliar (1 fotos)

Confirman un milagro de fray Mamerto Esquiú.

Un milagro tucumano llegará hasta el Papa Francisco. Se trata del caso de una bebé que tuvo una increíble recuperación.

Un equipo integrado por 11 médicos de distintas especialidades concluyeron que no hay explicación científica para la curación de una bebé. El hecho ocurrió en Tucumán, hace dos años y medio. Al nacer, la pequeña contrajo una terrible infección que la puso al borde de la muerte. Los médicos pensaban que si llegaba a sobrevivir lo haría con graves secuelas. Pero su mamá no lo creyó. Y oró pidiendo la intercesión de fray Mamerto Esquiú para que su hija se salvara. En apenas una semana, la niña no sólo se recuperó completamente sino que quedó sin rastro de haber padecido alguna enfermedad.

El caso fue tan sorprendente que los padres de la niña acercaron el testimonio a la orden franciscana, a la que pertenecía Esquiú. Era la prueba que necesitaban los frailes para continuar con la causa de beatificación iniciada hace 72 años. En 2005 Esquiú había sido declarado Siervo de Dios y en 2006, Venerable.

Es así que en diciembre del año pasado se inició el estudio del presunto milagro cuyos resultados se conocieron públicamente ayer. En una ceremonia en la capilla del arzobispado, se dio por concluida la instrucción del presunto milagro, de acuerdo con normas canónicas, y se cerraron tres carpetas con distintos juegos de los estudios médicos de la niña, desde su diagnóstico hasta su estado actual. Dos serán enviadas a Roma, a la Congregación de la Causa de los Santos para ser analizadas por médicos y por teólogos. Si es aprobada por esa instancia pasará a estudio de los cardenales y luego al papa Francisco, quien determinará si fray Mamerto Esquiú será o no considerado beato. Para iniciar el camino de la canonización se necesitará otro milagro.

Fray Méndez destacó que el puntapié inicial para la beatificación haya sido dado por laicos. Luego explicó cada una de las etapas por las que debe pasar la causa hasta llegar al Santo Padre: “la de los médicos especialistas en la materia, muchos de los cuales no son católicos sino agnósticos o de otras religiones. Además los teólogos examinarán el nexo de la intercesión y la oración. Luego pasará al estudio de los cardenales y finalmente al Santo Padre”.

El padre Mateo aclaró que los últimos estudios realizados a la niña tuvieron lugar entre el 1 y el 23 de mayo. “No hay ninguna secuela, está completamente sana”, añadió con una sonrisa triunfante.

Por último, el padre provincial reconoció que ha pasado mucho tiempo desde el inicio de la causa de beatificación. Destacó que lo importante es conocer la espiritualidad franciscana y la vida entregada a los pobres. “Lamentablemente la historia destacó más las virtudes políticas que las espirituales”, agregó.

Los frailes se excusaron de no poder dar más datos sobre la niña, porque, dijeron, sería entorpecer el proceso de beatificación. (lagaceta.com.ar)

 

 

 

 

 

 



Recomienda esta nota: