11/07/2018

Tucumán

Se estima que durante las vacaciones 37 mil niños asistirán a comedores en Tucumán

Buscan garantizar la seguridad alimentaria en los barrios. El ministro Yedlin dijo que los comedores escolares funcionarán en las vacaciones con fondos de la provincia.
Ampliar (1 fotos)

Imagen ilustrativa. Casi 40 mil niños se esperan en los comedores locales.

La delicada situación social, agravada por la crisis económica, llevó a que el Ministerio de Desarrollo Social definiera mantener abiertas las escuelas durante las vacaciones de invierno para brindar un complemento alimentario a miles de niñas y niños.

El titular de la cartera provincial, Gabriel Yedlin, participó ayer del acto de apertura durante el receso de los comedores escolares en la escuela Benjamín Villafañe y explicó que la medida beneficiará a 37.000 estudiantes de 295 escuelas tucumanas.

Estamos en el corazón de Villa 9 de Julio, en una de las tantas escuelas que pudimos sostener durante este receso para garantizar la seguridad alimentaria de los alumnos. Al igual que lo hicimos en verano, asumimos este compromiso con fondos de la Provincia, fundamental en el contexto que vive el país”, aseveró Yedlin.

El ministro provincial estuvo acompañado por el secretario de Articulación Territorial y Desarrollo Local, Francisco Navarro, la directora de Políticas Alimentarias, Carolina Nacher, referentes del Ministerio de Educación y autoridades de los establecimientos educativos.

“En esta zona, son casi 2.000 los chicos que reciben alimentos, pero que además reciben contención y acompañamiento. Muy contentos de poder compartir con ellos y sus mamás”, valoró Navarro.

Los comedores escolares forman parte de un programa de la Dirección de Políticas Alimentarias del Ministerio de Desarrollo Social, y tienen como objetivo principal complementar la alimentación de los niños y adolescentes que concurren a las escuelas públicas primarias de la Provincia.

La Escuela tiene una matrícula de 630 alumnos, repartidos en dos turnos. Siempre tuvimos desayuno y merienda tercerizada y desde junio contamos con un comedor propio con el acompañamiento de Desarrollo Social, que nos provee de los alimentos. Esto ha reforzado y mejorado la asistencia. La idea es que, durante el receso, retiren su porción y vuelvan a almorzar a sus casas. Es el Estado provincial el que asume el compromiso, así que muy agradecidos”, explicó la directora de la escuela del barrio Altos la Pólvora, Patricia Fernández.

Irene Nieva, cocinera del comedor, valoró que la escuela se mantenga abierta durante las vacaciones y que se realicen actividades recreativas: “somos ocho las mamás que trabajamos en la escuela, nos dividimos en dos turnos y lo hacemos ad honorem. Son muchos los chicos de la zona que reciben su plato de comida y que en muchos casos es el único del día. Con el momento que vivimos, es necesario que puedan seguir recibiendo este alimento”. (losprimeros.tv)


Recomienda esta nota: