18/08/2018

Tucumán

Las obras del Canal San Luis de Yerba Buena generan cada vez más quejas y tensiones

Aunque muchos consideran que el canal es necesario, los comerciantes les aqueja la situación por las bajas que se registraron en las ventas.
Yerba Buena: Crecen las quejas de los vecinos por las obras del Canal San Luis
17 de agosto de 2018
Obreros en un sector del canal. Foto: La Gaceta
Se trata de una obra que demora, complica y preocupa a comerciantes y vecinos porque implica cortes en distintas calles, desvíos y disminución de la actividad comercial.
Las obras del canal San Luis demoran, complican y preocupan a comerciantes y vecinos de Yerba Buena porque la construcción implica cortes en distintas calles, desvíos y disminución de la actividad comercial.
El canal es necesario, dicen algunos vecinos, al tiempo que aumentan las quejas por la dilación de la obra. 
No se vende nada porque no pasa nadie, protesta otro vecino del lugar. 
Lo cierto que es que los yerbabuenenses llevan más de 120 días con la calle cortada y el corte de tráfico en el corazón de esa ciudad -la unión de las avenidas Aconquija y Solano Vera- pareciera que durará un buen tiempo más.
A los comerciantes les aqueja la situación por las bajas que se registraron en las ventas. Hasta llegaron a decir que podrían cerrar sus comercios. 
La obra de desagüe pluvial que se está construyendo enfrente de sus locales ha empeorado, porque el corte de tránsito lleva más tiempo del que ellos pensaban. 
La angustia y el malestar de los vendedores crece ante la incertidumbre que recae sobre la culminación de la obra.
Las rutas alternativas seguirán siendo la única opción de circulación hasta fines de octubre, como mínimo. Esos son los tiempos que plantean los gobernantes. Y que -por ahora, dicen ellos- se encuentran dentro del plazo original de la obra de construcción del desagüe pluvial San Luis. 
Por este motivo, el intendente Mariano Campero viajó el lunes a Buenos Aires, ya que los certificados de junio y de julio todavía no han sido librados a favor de Supercemento, la Unión Temporal de Empresas a la que se le adjudicó la tarea.
Campero se reunió con Sergio López, de la Unidad de Coordinación de Programas y Proyectos con Financiamiento Externo, que depende del Ministerio del Interior de la Nación.
Según sus dichos, la irregularidad no se debe a inconvenientes presupuestarios, sino administrativos, pues la empresa solicitó unas modificaciones que deben ser aprobadas por los organismos internacionales de crédito. La obra no se ha paralizado. Tampoco se ha quedado sin fondos. Y estamos dentro de los plazos, afirmó Campero.
En concreto, los comerciantes razonan que, si los pagos se atrasan, la obra también. Eso se traduce en sus locales vacíos por más tiempo del calculado. 
Hace unas semanas, trasladaron su reclamo ante la Defensoría del Pueblo de la Provincia, con quejas ante el ombudsman, Fernando Juri Debo, sobre el accionar del Estado municipal.
La construcción del canal San Luis es una de las obras más grandes de infraestructura pluvial en ese municipio. Para el entubamiento, fue necesario demoler los pavimentos existentes en la Solano Vera, desde la Plaza Vieja hasta el cruce con la Aconquija, y levantar las platabandas de esta última trocha, desde El Mástil hasta la calle Uruguay.
Las fechas del canal San Luis
1. La historia de la contrucción del “Desagüe Pluvial Solano Vera - San Luis” comenzó a escribirse hace más de una década. En 2005, durante la intendencia de Roberto Martínez Zavalía, se aprobó un Plan Director de Drenaje Pluvial Urbano de Yerba Buena, que fue elaborado por un grupo de consultores independientes. El objetivo de esa directriz era que todas las acciones destinadas al manejo de las aguas pluviales en el territorio municipal estuviesen enmarcadas dentro de una normativa común.
2. En septiembre de 2015, se abrieron los sobres del acto licitatorio de la obra en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno. Sisto Terán Nougués -el gestor de los fondos- fue el primer orador de esa ceremonia. Para ese entonces, el alperovichista que quería ser intendente de Yerba Buena ya había perdido las elecciones ante el radical Mariano Campero.
3. Así las cosas, Campero heredó la obra, que arrancó en mayo de 2016, tras una de las primeras visitas del presidente Mauricio Macri a Tucumán.
4. En octubre del año pasado (2017), empezaron los cortes en la avenida Solano Vera. Aunque se hicieron de a tramos, los comerciantes no han estado conformes con el modo en el que se está ejecutando la obra. En varias ocasiones han pedido alicientes para el sector.
5. De acuerdo con los plazos que manejan los funcionarios, la construcción completa debería terminar a fines de 2018. Supercemento -la unión temporal de empresas que resultó adjudicataria- habría pedido una ampliación de plazos.
Los cortes
1. El canal San Luis corre por debajo de la calle que lleva el mismo nombre. Nace en la avenida Solano Vera y desemboca en el canal de Yerba Buena, que es el que desciende junto al Camino de Sirga.
2. Tiene dos obra secundarias, que le permiten captar las aguas que bajan de la zona pedemontana:
- El canal Colón, que se construyó debajo de la calle del mismo nombre. Nace en la calle Rojas Paz -abajo del cementerio San Agustín- y llega hasta la avenida Solano Vera. Ahí, se une con la obra principal.
- El canal Yerba Buena. Nace en la calle Uruguay, en el cruce con la avenida Aconquija. Desde ahí, continúa por Aconquija hasta El Mástil, donde se une con la obra principal.
3. Por eso, esta obra ha significado cortes en muchos sectores:
Está cortada la avenida Solano Vera en distintos tramos.
Está cortada la avenida Aconquija en distintos tramos. Y está cortada la calle Colón. La interrupción en la zona de El Mástil, donde confluyen las avenidas Aconquija y Solano Vera, es la que más inconvenientes ocasiona en el tráfico vehicular.
Costos. La obra requiere Unos $ 560 millones
Según cifras actualizadas por José Luis Ferroni, secretario de Obras Públicas de Yerba Buena, el costo de la obra del canal San Luis ronda los $ 560 millones. 

Las obras del canal San Luis en la ciudad de Yerba Buena demoran, complican y tensionan a los vecinos porque la construcción implica cortes en distintas calles, desvíos y, como era de esperarse, disminución de la actividad comercial.

Los yerbabuenenses llevan más de 120 días con la calle cortada y el corte de tráfico en el corazón de esa ciudad, en la unión de las avenidas Aconquija y Solano Vera.

Aunque muchos vecinos consideran que el canal es necesario, los comerciantes les aqueja la situación por las bajas que se registraron en las ventas. Hasta llegaron a decir que podrían cerrar sus comercios. La obra de desagüe pluvial que se está construyendo enfrente de sus locales ha empeorado, porque el corte de tránsito lleva más tiempo del que ellos pensaban. 

Las rutas alternativas seguirán siendo la única opción de circulación hasta fines de octubre, como mínimo. Esos son los tiempos que plantean los gobernantes. Y que -por ahora, dicen ellos- se encuentran dentro del plazo original de la obra de construcción del desagüe pluvial San Luis. 

Por este motivo, el intendente Mariano Campero viajó el lunes a Buenos Aires, ya que los certificados de junio y de julio todavía no han sido librados a favor de Supercemento, la Unión Temporal de Empresas a la que se le adjudicó la tarea.

Campero se reunió con Sergio López, de la Unidad de Coordinación de Programas y Proyectos con Financiamiento Externo, que depende del Ministerio del Interior de la Nación. Según sus dichos, la irregularidad no se debe a inconvenientes presupuestarios, sino administrativos, pues la empresa solicitó unas modificaciones que deben ser aprobadas por los organismos internacionales de crédito. "La obra no se ha paralizado. Tampoco se ha quedado sin fondos. Y estamos dentro de los plazos", afirmó Campero.

Hace unas semanas, los comerciantes trasladaron su reclamo ante la Defensoría del Pueblo de la Provincia, con quejas ante el ombudsman, Fernando Juri Debo, sobre el accionar del Estado municipal.

La construcción del canal San Luis es una de las obras más grandes de infraestructura pluvial en ese municipio. Para el entubamiento, fue necesario demoler los pavimentos existentes en la Solano Vera, desde la Plaza Vieja hasta el cruce con la Aconquija, y levantar las platabandas de esta última trocha, desde El Mástil hasta la calle Uruguay.


Recomienda esta nota: