(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
12/10/2018

Tucumán

Otro derrumbe: Una pared del ex Matadero Municipal cayó sobre una vivienda colindante

La mampostería atravesó el techo de un dormitorio y cayó sobre la cama de un pequeño de 4 años. Sus padres reclaman a las autoridades municipales el mantenimiento de ese predio.
Cayó parte del edificio del ex Matadero Municipal sobre una vivienda colindante
12 de octubre de 2018
José Hernández al 1400 - La vivienda afectada está en Martín Berho al 700 (Fotos: Eduardo Paul, Canal 8)
Parte del muro, medianera con una casa de familia, se derrumbó sobre el techo de la casa colindante. La caída de la pared perforó el techo y cayó sobre la cama donde suele dormir un niño de 4 años.
Una de las paredes del viejo edificio de Villa 9 de Julio, donde funcionaba el matadero municipal, cedió y cayó sobre el techo de una vivienda colindante.
La mampostería atravesó el techo de un dormitorio y cayó sobre la cama de un pequeño de 4 años, que por fortuna, no estaba ya en ese lugar. Sus padres reclaman a las autoridades municipales el mantenimiento de ese predio que, según aseguran, se está abandonado. “Es nido de alimañas y delincuentes”, dijo el dueño de casa, Ernesto Rodríguez.
La pared atravesó el techo de la vivienda y aplastó la cama donde duerme Milo Alejandro, un pequeño de 4 años. Anoche, sintió frio y se pasó al dormitorio de sus papás.
El derrumbe de la mampostería del viejo edificio del matadero municipal, en calle José Hernández al 1700 en villa 9 de julio es un alarma que advierte sobre el estado de abandono, con problemas de mantenimiento.
La familia de la casa de Martín Berho al 700 hizo las correspondientes. Intervino personal de la dirección de defensa civil que dispuso la clausura de los dos dormitorio colindantes con el ex  matadero.

Una de las paredes del viejo edificio de Villa 9 de Julio donde funcionaba el Matadero Municipal, cedió y cayó sobre el techo de una vivienda colindante.

La mampostería atravesó el techo de un dormitorio y cayó sobre la cama de un pequeño de 4 años, que por fortuna, no estaba ya en ese lugar. Sus padres reclaman a las autoridades municipales el mantenimiento de ese predio que, según aseguran, se está abandonado. “Es nido de alimañas y delincuentes”, dijo el dueño de casa, Ernesto Rodríguez.

La pared atravesó el techo de la vivienda y aplastó la cama donde duerme Milo Alejandro, un pequeño de 4 años. Anoche, sintió frio y se pasó al dormitorio de sus papás.

El derrumbe de la mampostería del viejo edificio del matadero municipal, en calle José Hernández al 1700 en Villa 9 de julio es una alarma que advierte sobre el estado de abandono, con problemas de mantenimiento.

La familia de la casa de Martín Berho al 700 hizo las correspondientes denuncias. Intervino personal de la dirección de Defensa Civil que dispuso la clausura de los dos dormitorios colindantes con el ex matadero.


Recomienda esta nota: