13/12/2018

Culturas

Salud

Consejos para disfrutar de las vacaciones para pacientes con EII

Si bien la Enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa, pueden afectar la calidad de vida del paciente, con el tratamiento adecuado no hay mayores obstáculos que le impidan a quienes la padecen llevar una vida normal.
Consejos para disfrutar de las vacaciones para pacientes con EII | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Recomendaciones para pasar unas vacaciones plenas.

La Enfermedad de Crohn (EC) junto a la Colitis Ulcerosa (CU) y su variante de Colitis Indeterminada (CI) son enfermedades crónicas inflamatorias del tracto gastrointestinal, que en su conjunto se denominan Enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

Su causa es desconocida, es autoinmune, crónica, inflamatoria , y reviste gravedad si no se la diagnostica y trata adecuadamente. Se presenta en forma intermitente y con severidad variable. Los principales síntomas son: aumento en la frecuencia o urgencia evacuatoria, diarrea persistente por más de 4 semanas, dolor abdominal, moco y/o sangrado en las heces, lesiones perianales, fiebre y/o vómitos.

La EII afecta por igual tanto a mujeres como a hombres. No es contagiosa. Su causa es aún desconocida. Es de evolución crónica, es decir, de larga duración.

Son enfermedades que pueden afectar la calidad de vida del paciente, sin embargo con el tratamiento adecuado no hay mayores obstáculos que le impidan a quienes la padecen llevar una vida normal. Sin embargo, como sucede con cualquier persona que tiene alguna afección crónica, hay momentos o situaciones particulares en las que es recomendable tener especial atención y cuidado.

En el caso de los pacientes con EII, los viajes representan una de estas situaciones particulares, como hay otras tantas que los pacientes aprenden a sobrellevar. Lo más importante es que exista una buena comunicación entre paciente y médico, quien podrá trasmitir tranquilidad y esclarecer las dudas que se pueda tener frente a un viaje, ya sea de placer o trabajo.

Nos acercamos a los meses de calor y junto al receso escolar, la gente comienza a organizar sus vacaciones. El Dr. Abel Novillo, Director Médico del Sanatorio 9 de Julio y gastroenterólogo especializado en Enfermedad Inflamatoria Intestinal, brinda una serie de recomendaciones e información para los viajeros con EII, que podrán ser de utilidad a la hora de pensar y organizar un viaje.


  • Tome nota de los centros de atención sanitaria especializados en la ciudad que visitarás, con anterioridad a tu partida. Esto lo ayudará a saber a dónde dirigirte ante alguna emergencia. También de uno o dos profesionales especializados en la ciudad que visite. Su médico tratante, tal vez, pueda recomendarle algún colega.
  • Asegúrese de llevar medicación suficiente para todo el período de duración del viaje. Incluso, es recomendable llevar algunas dosis extras, ante cualquier imprevisto que extienda la estadía. Si viaja en avión, siempre es bueno llevar con uno, dosis para dos o tres días por si llegase a extraviarse el equipaje. El resto de la medicación puede despacharla con el resto del equipaje.
  • Si su tratamiento incluye medicación que requiere mantener cadena de frío (biológicos), hay que trasladarla en una bolsa térmica con varios geles refrigerantes (se consiguen en farmacias) que deberá ir reemplazándolos durante el vuelo, a intervalos regulares, de modo de mantener la temperatura del producto dentro del rango óptimo entre 2 y 8°C (Debe saber que hay estudios que sustentan la conservación excepcional a temperatura entre 11°C y 25°C por hasta 4 días). Recuerde que el producto no puede llevarse a una temperatura superior a 25°C.
  • Pídale a su médico tratante que realice un certificado especificando el diagnóstico y prescripción de la medicación (incluyendo nombre genérico de la droga) con las dosis necesarias para presentar ante las autoridades que correspondan. Adicionalmente, es ideal llevar un informe de la historia clínica. Es recomendable llevar toda esta información traducida al idioma del país que visitará.
  • Lleve una receta con detalle de la medicación necesaria para su tratamiento. Le será útil en caso de pérdida o robo. Toda la medicación es de venta bajo receta, sin ella no podrá comprarla. Esté atento a que la fecha de emisión de la receta esté vigente durante el período de tu viaje.
  • Traslade la medicación en su envase original para permitir una correcta identificación por parte de las autoridades u otros.
  • Podrá ser útil llevar en el bolso de manos papel higiénico y una muda de ropa ante cualquier urgencia.
  • Lleve el número de teléfono de su médico tratante y la credencial del seguro de salud en el bolso de mano.
  • En ciertos países es necesario vacunarse con antelación. Converse con su médico sobre su situación específica, sobre todo si está recibiendo tratamiento con esteroides, inmunomoduladores o terapias biológicas ya que deberá evitar algunas vacunas (contra la fiebre amarilla, el cólera y la tuberculosis).
  • Es recomendable beber siempre agua embotellada, incluso para lavarse los dientes, y evitar bebidas con hielo.
  • Viaje con un seguro de salud con cobertura internacional si va al exterior del país. No olvide declarar su condición de enfermedad crónica preexistente para asegurarse de que ante cualquier situación cubrirán sus necesidades.
  • En países como Estados Unidos y algunos de los europeos, existen varias apps móviles que te permiten encontrar rápidamente baños públicos.


Por último, ante cualquier duda es recomendable que visite a su médico de cabecera que conoce las particularidades de cada paciente. Muchas veces hablar ayuda a organizar las cosas.





Recomienda esta nota: