12/01/2019

Tucumán

Analizan un sistema para regularizar los desagües de los campos por ley

Vecinos de las zonas inundadas denunciaron que los dueños de fincas desagotaron las tierras hacia canales públicos. El presidente subrogante de la Legislatura anunció un proyecto al respecto.
Anuncian un sistema para controlar los desagotes de fincas
El Poder Ejecutivo busca regularizar los desagües de los campos por ley, luego de que vecinos de las zonas inundadas informaran que los dueños de fincas desagotaron las tierras hacia canales públicos
Hace 14 Hs 20 26
1
 
la gaceta / fotos de franco vera
Los reclamos de los pobladores afectados por las inundaciones tuvieron su reacción política. Los damnificados por el temporal en localidades del este tucumano habían informado a LA GACETA que el agua que inundó sus casas provenía, en gran medida, de canales de desgaste de algunas fincas. El presidente subrogante de la Legislatura, Fernando Juri, afirmó ayer que se encuentra abocado a regular que los desagües de los campos. “Ese es uno de los problemas que tenemos, en el que estamos trabajando. Tenemos prácticamente listo un proyecto para controlar esta situación con la implementación de lagunas de contención”, explicó a este diario el legislador, interinamente a cargo del Poder Ejecutivo.
El último parte del Comité de Crisis del Gobierno provincial informó que había 450 personas afectadas por el temporal que el martes castigó localidades del este tucumano: Las Cejas, Los Ralos, San José, Garmendia, Pampa Pozo, La Florida y de El Lapachito (todas localidades de los departamentos Cruz Alta y Burruyacu). “La mayoría de los damnificados es habitante de Finca Mayo, Los Ralos y de las zonas aledañas a Garmendia. Todos retornaron a sus hogares, no tenemos ningún evacuado”, explicó Juri.
El subdirctor de Defensa Civil, Ramón Imbert, afirmó que Burruyacu fue la zona más afectada por las precipitaciones, donde se registraron más de 150 milímetros caídos en cinco días. “Las precipitaciones fueron superiores al promedio normal para los comienzos de verano. Al principio se creía que este iba a ser un verano seco pero hasta el momento se está manifestado como los años anteriores”, explicó el funcionario provincial.
“Toda las familias afectadas son asistidas por el Estado. En algunos lugares esperamos que termine de bajar el agua, como en las zonas cercanas a Garmendia, porque si bien las familias retornaron a sus casas, se busca analizar el daño que se hizo en la producción”, completó Juri.
Control de desagües en fincas
“No esperábamos que iba a ser algo tan fuerte. Cuando comenzó a subir el agua nos metimos en la casa de mi hijo, junto a mis nietos de siete, 11 y 13 años. En el medio de la desesperación, con mi hijo levantamos algunos electrodomésticos sobre la mesa de la cocina. Amanecí con el agua a la cintura. Estábamos atrapados por el agua, pero no abandonamos la casa”, fue el relato que Luis Villarreal (62 años), vecino de Pampa Pozo, había brindado a un equipo de este diario que recorrió la localidad, acompañando a una cuadrilla de médicas y asistentes sociosanitarias del Siprosa. Muchos vecinos de ese poblado, ubicada nueve kilómetros al norte de Garmendia, responsabilizaron a las fincas cercanas por desviar cursos de agua hacia los pueblos. El agua acumulada los había asilado: por casi dos días la ex ruta 34 estuvo intransitable, con casi un metro de agua sobre el camino.
“El gran problema es la tala indiscriminada. Además hay finqueros que sacan el agua y la desvían a la ruta, eso desemboca en el pueblo de Garmendia y en Pampa Pozo”, había reconocido José Raúl Gutiérrez, comisionado rural de Garmendia.
Atento a la información de damnificados por el temporal, Juri confirmó que trabajan en la elaboración de un proyecto de ley que regule los desagües de los campos.
“Está prácticamente listo el proyecto de ley. Sabemos que algunas fincas, porque no podemos generalizar que sean todos los propietarios de terrenos productivos, sí desvían el caudal de agua de lluvia de sus campos para preservar la producción, con destino a los canales públicos. Lógicamente que esa afluencia extra hace que los cursos desborden. Por eso propondremos un sistema de desagües hacia puntos determinados, que harán las veces de lagunas de contención”, detalló Juri. El objetivo, explicó, será proteger las poblaciones y los terrenos productivos.
El legislador informó que el Ministerio de Desarrollo Productivo también trabaja en un relevamiento para analizar sanciones y proponer un esquema de control de desagües, hasta que se sanciones y aplique la ley.

Tras las numerosas lluvias que azotaron a la provincia, pobladores afectados por las inundaciones denunciaron que el agua que anegó sus casas provenía, en gran medida, de canales de desagüe de algunas fincas.

El presidente subrogante de la Legislatura, Fernando Juri, afirmó este viernes que se encuentra abocado a regular esta actividad de los campos. “Ese es uno de los problemas que tenemos, en el que estamos trabajando. Tenemos prácticamente listo un proyecto para controlar esta situación con la implementación de lagunas de contención”, explicó a este diario el legislador, interinamente a cargo del Poder Ejecutivo.

El último parte del Comité de Crisis del Gobierno provincial informó que había 450 personas afectadas por el temporal que el martes castigó localidades del este tucumano: Las Cejas, Los Ralos, San José, Garmendia, Pampa Pozo, La Florida y de El Lapachito (todas localidades de los departamentos Cruz Alta y Burruyacu). “La mayoría de los damnificados es habitante de Finca Mayo, Los Ralos y de las zonas aledañas a Garmendia. Todos retornaron a sus hogares, no tenemos ningún evacuado”, explicó Juri.

El subdirector de Defensa Civil, Ramón Imbert, afirmó que Burruyacú fue la zona más afectada por las precipitaciones, donde se registraron más de 150 milímetros caídos en cinco días. “Las precipitaciones fueron superiores al promedio normal para los comienzos de verano. Al principio se creía que este iba a ser un verano seco pero hasta el momento se está manifestado como los años anteriores”, explicó el funcionario provincial.

“Toda las familias afectadas son asistidas por el Estado. En algunos lugares esperamos que termine de bajar el agua, como en las zonas cercanas a Garmendia, porque si bien las familias retornaron a sus casas, se busca analizar el daño que se hizo en la producción”, completó Juri.

Muchos vecinos de Pampa Pozo, ubicada nueve kilómetros al norte de Garmendia, responsabilizaron a las fincas cercanas por desviar cursos de agua hacia los pueblos. El agua acumulada los había asilado: por casi dos días la ex ruta 34 estuvo intransitable, con casi un metro de agua sobre el camino.

El gran problema es la tala indiscriminada. Además hay finqueros que sacan el agua y la desvían a la ruta, eso desemboca en el pueblo de Garmendia y en Pampa Pozo”, había reconocido José Raúl Gutiérrez, comisionado rural de Garmendia.

Atento a la información de damnificados por el temporal, Juri confirmó que trabajan en la elaboración de un proyecto de ley que regule los desagües de los campos.

“Está prácticamente listo el proyecto de ley. Sabemos que algunas fincas, porque no podemos generalizar que sean todos los propietarios de terrenos productivos, sí desvían el caudal de agua de lluvia de sus campos para preservar la producción, con destino a los canales públicos. Lógicamente que esa afluencia extra hace que los cursos desborden. Por eso propondremos un sistema de desagües hacia puntos determinados, que harán las veces de lagunas de contención”, detalló Juri. El objetivo, explicó, será proteger las poblaciones y los terrenos productivos.

El legislador informó que el Ministerio de Desarrollo Productivo también trabaja en un relevamiento para analizar sanciones y proponer un esquema de control de desagües, hasta que se sancione y aplique la ley.


Recomienda esta nota: