09/02/2019

Tucumán

La niña embarazada que fue violada por el novio de su abuela deberá declarar con detalles

La menor de 11 años cursa la semana 16 del embarazo. Deberá contar en Cámara Gesell cómo fue el abuso y responder si quiere interrumpir el embarazo, tal como lo establecen las leyes vigentes.
El lunes declarará una niña que habría sido violada por el novio de su abuela
La criatura tiene 11 años y cuatro meses de embarazo; se considera la posibilidad de que se practique un aborto. Cita en Cámara Gesell.
Hace 1 Hs 19 237
1
 
HOSPITAL DEL ESTE ARCHIVO
El lunes, en un cuarto especialmente diseñado y rodeado de especialistas, una niña de 11 años no sólo deberá contar cómo habría sido abusada por la pareja de su abuela, sino que además deberá responder si quiere interrumpir el embarazo, tal como lo establecen las leyes vigentes.
Los médicos de un CAPS del este de la provincia descubrieron lo que sucedía. La niña había sido llevada al centro asistencial porque no se sentía bien. Allí descubrieron que en realidad estaba embarazada de 16 semanas. En medio de un mar de lágrimas contó que el concubino de su abuela la había atacado cuando ambos se quedaron solos en la vivienda. La madre de la niña hizo la denuncia y el novio de la abuela fue aprehendido por la pedido de la fiscala María del Carmen Reuter. Ayer declaró en tribunales y habría negado la acusación.
La madre de la niña, que denunció el hecho, la trasladó al Hospital del Este, donde se encuentra internada desde el martes. Según fuentes judiciales, el diagnóstico de los médicos, que por ahora sólo fue transmitido verbalmente por la mujer, es dramático: el embarazo pone en riesgo la vida de la niña, pero la posible interrupción del embarazo también. Por ahora, la niña está contenida por los profesionales.
La situación es compleja. Legalmente, la niña podría pedir interrumpir el embarazo, pero es la madre o el tutor el que debe autorizar el procedimiento quirúrgico. Pero en este caso, por ahora, ninguno de los familiares estaría en condiciones de cumplir los pasos que indican las normas.
La Justicia le quitó la tutela legal a la madre de la víctima en 2014. Lo hizo porque la pareja de la mujer habría abusado de al menos dos hermanas de la niña que se encuentra embarazada. Ese hombre espera ser enjuiciado por estos hechos. La abuela, que por ello se transformó en tutora de las niñas, podría ser imputada por encubrimiento en este nuevo caso, por lo que también le quitarían el rol que cumplió durante casi cinco años.
Desde el Siprosa
“No hay impedimentos para hacerla”
Conrado Mosqueira, secretario Ejecutivo del Siprosa, aclaró que sí se puede interrumpir el embarazo. “Las leyes establecen que se puede interrumpir el embarazo de una víctima de violación. Pero para que ello ocurra debe haber intervenido la Justicia. Si es una menor, la autorización debe ser dada por su padre o tutor”, explicó. El funcionario aclaró que luego son los profesionales de la salud los que analizan los pasos a seguir, ya que deben confirmar si la vida de la madre no corre peligro. “Luego hay que encontrar los médicos que quieran realizar la operación, puesto que por creencias religiosas o ideología, prefieren no hacerla. En nuestra provincia no hay impedimentos para hacerlo, pero se deben cumplir con todos los requisitos legales”, sentenció Mosqueira.
Caso en Jujuy
Le negaron el aborto y le hicieron cesárea
Una nena de 12 años había sido violada por un vecino de 60 años y quedó embarazada.Tanto la niña como su familia habían pedido a la Justicia la autorización para la interrupción legal del embarazo (ILE). La niña había llegado al hospital con 24 semanas de gestación y eso llevó a que se genere un revuelo entre grupos a favor del aborto y de militantes pro vida. Al llegar al hospital Materno Infantil de San Salvador de Jujuy, acompañada por su familia, recibió la negación a su pedido y le realizaron una cesárea. “Mi hija estaba amenazada, por eso nunca habló nada”, había dicho la madre de la niña a Infobae. Fue sometida a una cesárea y nació su bebé, de 700 gramos de peso, por lo cual quedó en Neonatología. El 24 de enero en el hospital confirmaron el fallecimiento de la criatura.
Mirada Pro Vida
Defensa del niño por nacer
“Nos daría una pena enorme si abortan al pobre chico que no tiene nada que ver”, expresó la abogada y defensora del niño por nacer, María Teresa Mockevich. “Ella es una nena que hay cuidar y preservar. Un aborto trae consecuencias en la vida de una mujer, no queremos que le pase a ninguna, ni mayor ni menor”, agregó. “Este caso me da mucha pena, sólo tiene 11 años y ese bebé tiene cuatro meses, o sea que debe pesar 400 gramos. Ella ni siquiera sabe lo que está por hacer. Necesita contención”, detalló. “A ese depravado le va a caer la fuerza de la Justicia. A quien le va a caer la fuerza de la injusticia es a ese bebé. Él cree que está siendo protegido, cuando en realidad en estos días lo van a sacar a pedazos”, dijo. “Me preocupa mucho que el Estado esté dispuesto a matar a una persona, va a ser delito común”, finalizó.
Mirada Pro norma
Interrupción Legal del Embarazo (ILE)
“Es importante corrernos de la mirada de si está bien o mal la interrupción legal de un embarazo (ILE) de una niña de 11 años, víctima de violación: la ILE se inscribe en el marco normativo vigente que obliga a los y las agentes del Estado a acompañar la decisión de la niña y su familia dando información real y preservando la intimidad del caso, como así también a cumplir con todos los lineamientos del Protocolo ILE. Se trata de derechos sexuales, reproductivos y de educación sexual integral. Tucumán tiene la obligación de garantizar su acceso a todas las niñas y los niños y adolescentes de nuestra provincia”. Fernanda Rotondo, coordinadora del área de género de Andhes.

Esta semana se conoció el caso de una niña de 11 años que está embarazada tras haber sido violada por el novio de su abuela, según denunció su mamá. Ahora la pequeña deberá declarar en Cámara Gesell y contar con detalles cómo habría sido el abuso, y además deberá responder si quiere interrumpir el embarazo, tal como lo establecen las leyes vigentes.

Los médicos de un CAPS del este de la provincia descubrieron lo que sucedía. La niña había sido llevada al centro asistencial porque no se sentía bien. Allí descubrieron que estaba embarazada de 16 semanas.

En medio de un ataque de angustia contó que el concubino de su abuela la había atacado cuando ambos se quedaron solos en la vivienda. La madre de la niña hizo la denuncia y el novio de la abuela fue aprehendido por la pedido de la fiscala María del Carmen Reuter. Declaró en tribunales y habría negado la acusación.

La madre de la niña, que denunció el hecho, la trasladó al Hospital del Este, donde se encuentra internada desde el martes. Según fuentes judiciales, el diagnóstico de los médicos, que por ahora sólo fue transmitido verbalmente por la mujer, es dramático: el embarazo pone en riesgo la vida de la niña, pero la posible interrupción del embarazo también. Por ahora, la niña está contenida por los profesionales.

Legalmente, la niña podría pedir interrumpir el embarazo, pero es la madre o el tutor el que debe autorizar el procedimiento quirúrgico. Pero en este caso, por ahora, ninguno de los familiares estaría en condiciones de cumplir los pasos que indican las normas.

La Justicia le quitó la tutela legal a la madre de la víctima en 2014. Lo hizo porque la pareja de la mujer habría abusado de al menos dos hermanas de la niña que se encuentra embarazada. Ese hombre espera ser enjuiciado por estos hechos. La abuela, que por ello se transformó en tutora de las niñas, podría ser imputada por encubrimiento en este nuevo caso, por lo que también le quitarían el rol que cumplió durante casi cinco años.

Conrado Mosqueira, secretario Ejecutivo del Siprosa, aclaró que sí se puede interrumpir el embarazo. “Las leyes establecen que se puede interrumpir el embarazo de una víctima de violación. Pero para que ello ocurra debe haber intervenido la Justicia. Si es una menor, la autorización debe ser dada por su padre o tutor”, explicó.

El funcionario aclaró que luego son los profesionales de la salud los que analizan los pasos a seguir, ya que deben confirmar si la vida de la madre no corre peligro. “Luego hay que encontrar los médicos que quieran realizar la operación, puesto que por creencias religiosas o ideología, prefieren no hacerla. En nuestra provincia no hay impedimentos para hacerlo, pero se deben cumplir con todos los requisitos legales”, sentenció Mosqueira.

“Nos daría una pena enorme si abortan al pobre chico que no tiene nada que ver”, expresó la

La abogada y defensora del niño por nacer, María Teresa Mockevich opinó que “ella es una nena que hay cuidar y preservar. Un aborto trae consecuencias en la vida de una mujer, no queremos que le pase a ninguna, ni mayor ni menor”, agregó.

Fernanda Rotondo, coordinadora del área de género de Andhes destacó que “es importante corrernos de la mirada de si está bien o mal la interrupción legal de un embarazo (ILE) de una niña de 11 años, víctima de violación: la ILE se inscribe en el marco normativo vigente que obliga a los y las agentes del Estado a acompañar la decisión de la niña y su familia dando información real y preservando la intimidad del caso, como así también a cumplir con todos los lineamientos del Protocolo ILE. Se trata de derechos sexuales, reproductivos y de educación sexual integral. Tucumán tiene la obligación de garantizar su acceso a todas las niñas y los niños y adolescentes de nuestra provincia”. 


Recomienda esta nota: