11/03/2019

Tucumán

El médico del caso Lucía denuncia que un colegio se negó a recibir a sus hijos

Luego de ser denunciados por un grupo de abogados "provida" por homicidio agravado, José Gigena y Cecilia Ousset, los profesionales que operaron a la nena de 11 años violada, informó que una institución aplicó el derecho de admisión a uno de sus chicos por "pensar distinto" sobre el tema.
Ampliar (1 fotos)

(Imagen tomada de @july_cuore)

Luego de ser denunciados por un grupo de abogados "provida" por homicidio agravado, ya que el bebé murió el viernes, José Gigena y Cecilia Ousset, los profesionales que tuvieron que ser convocados por el Hospital Eva Perón para operar a la nena violada y embarazada, ahora denunciaron que a sus hijos los rechazaron de un colegio por "pensar distinto".

En diálogo con TN, Gigena confirmó que después de llevar a sus chicos a la misma escuela por casi una década, los tuvieron que cambiar porque a uno de ellos le aplicaron el derecho de admisión. "Dijeron que no se adaptaba a las reglas y no lo dejaron matricularse", explicó indignado por la falta de tolerancia que se vive en la provincia.

A su vez, el médico admitió que vive el día a día con mucha preocupación por futuras repercusiones en su familia. Ya que, tanto él como Ousset sufrieron amenazas y hasta un grupo de mujeres con pañuelos celestes -símbolo de los sectores detractores del aborto legal- manifestaron en la puerta de su consultorio privado.

Gigena y su esposa fueron denunciados por un grupo de abogados que piden que sean condenados a prisión perpetua por homicidio agravado. Quienes están detrás de este pedido son María Teresa Mockevich, Viviana Matar, Luciana María Colombres, Jorge Javier Ramacciotti, Constanza del Carril, Raul Lezana, Angela Lorna Vittini y Ricardo Miguel Auad.

"No me sorprende la presentación porque viene de grupos autodenominados provida que, en realidad, son antiderechos que intentan avasallar los derechos de otras personas que, como en mi caso, actué en el marco de la ley. El objetivo de todo es generar un amedrentamiento en la comunidad médica para que nadie más se atreva a hacerlo", sostuvo el obstetra en la entrevista con TN.

A pesar de las presiones que sufren tanto él como su mujer, que aunque es objetora decidió auxiliarlo en la cesárea porque "no podía dejarlo solo", Gigena aclaró que tiene la tranquilidad de haber hecho "lo que tenía que hacer". "No hice nada al margen de la ley", argumentó. Y remarcó que le parecía "una locura" que estuvieran circulando rumores sobre un posible pedido de detención.


Recomienda esta nota: