(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
22/09/2019

Tucumán

Salud Pública

Un nene de tres años salva sus pulmones gracias a una cirugía inédita

La operación fue realizada por primera vez en el Hospital de Niños. Ahora el paciente podrá mejorar su capacidad pulmonar y llevar una vida normal.
Ampliar (2 fotos)

El Hospital de Niños de Tucumán es un orgullo para la Salud Pública de Tucumán.

Un niño de tres años de edad podrá llevar adelante una vida normal gracias a una inédita cirugía realizada con total éxito por los profesionales del Hospital del Niño Jesús, el centro de derivación más importante del NOA respecto a cardiopatías congénitas.

En esta ocasión, y tras ser habilitados por el INCUCAI, los médicos lograron con éxito operar a un nene que sufría atresia Pulmonar con Septum Intacto.

"Cuando nació se le hizo una primera intervención para abrir la válvula pulmonar. Luego de eso, fue evolucionando bien pero al romperse una membrana, la válvula esa quedó insuficiente, es decir tenía insuficiencia de la válvula pulmonar. Lo que se hizo justamente en esta cirugía fue cortar un homoinjerto que es una válvula con un pequeño paso, en este caso era la aorta, de un donador cadavérico", explicó el médico cirujano cardiovascular infantil del hospital, Pablo Pérez Caram.

La intervención, inédita para la provincia, tuvo lugar el pasado 10 de septiembre, y el post operatorio se lleva adelante según lo previsto. "La evolución fue muy buena, el paciente estuvo internado cinco días que es un tiempo bastante corto para el tipo de cirugía que se hizo y ya fue dado de alta. Más allá de la técnica quirúrgica que se necesitó, para poder colocar un homoinjerto hay que estar habilitados, tanto el centro como los cirujanos y el anestesiólogo. Tuvimos que habilitar en este caso al hospital de Niños por el INCUCAI, es un tema de procuración de órganos", comentó el profesional.

De esta manera, aclaró el referente, el pequeño mejorará en gran medida su capacidad pulmonar lo que le permitirá no agotarse rápidamente y hacer la vida de un niño normal. Sin embargo, advierte, todavía no existe una válvula que tenga la capacidad de crecer, por lo tanto el paciente cuando sea adulto va a necesitar otra cirugía para cambiar el tamaño del homoinjerto que le pusieron ahora.

El equipo médico estuvo conformado por los cirujanos cardiovasculares infantiles Perez Caram y Rubén Toledo; la anestesióloga, Claudia Medina; y la cardióloga infantil, Patricia Baselga.



Recomienda esta nota: