08/10/2019

Opinión

opinión

Alianza del Trucho y El Arrugador

Trump y Bolsonaro esperan a Alberto con la tragedia del concepto Venezuela y el endeudamiento ideológico y político. Escribe Oberdán Rocamora para JorgeAsísDigital.
Ampliar (1 fotos)

Alianza del Trucho y El Arrugador, columna de Jorge Asís

escribe Oberdán Rocamora
Redactor Estrella, especial
para JorgeAsísDigital

1.- La geopolítica desplaza a la chicana

“Con el imperio no se negocia. Se lo obedece”.
Como concepto, Venezuela asoma con el peso de una chicana. Intento fácil de desacomodar al adversario. A La Doctora. Continúa con el argumento que alude a la complicidad con Cuba. O peor, con Irán.
En vísperas de transformarse en presidente electo, Alberto Fernández, El Poeta Impopular, siente el concepto Venezuela como una dificultad.
Comparable a la experimentada por Raúl Alfonsín, El Providencial, con Nicaragua, en tiempos del presidente Ronald Reagan.
Aquella Nicaragua contenía una carga, hoy desperdiciada, de heroísmo romántico. E impregnó de actitud desafiante la visita de Estado de Alfonsín (la que nunca La Doctora pudo conseguir).
El Providencial, por Nicaragua, improvisó un discurso disruptivo. Hizo pata ancha en la Casa Blanca.
Para Carlos Menem, la situación límite internacional transcurrió en Irak. La resolvió con la incorporación a la banda occidental.
Con posturas para que los argentinos entraran sin visa a Miami. Y el país fuera distinguido con el delirio del  “Aliado Extra OTAN”.
Mauricio Macri, El Ángel Exterminador, tuvo su aureola democrática con la explotación del concepto Venezuela. Como la mayor parte de los latinoamericanos, con la excepción de Bolivia o de Cuba.
La búsqueda de otra alternativa imaginaria es impulsada por México a través de López Obrador.
La conveniente salida negociada. A la que Alberto planifica asociarse, como si desconociera que para el Imperio hoy es blanco o negro.
Sin lugar para las categorías grises. O posiciones intermedias. Como las tratadas en las conversaciones confidenciales de Oslo. Entretenimientos espirituales para europeos ejemplares.
Alianza del Trucho y El ArrugadorLa geopolítica desplaza a la chicana de campaña. Al imponerse en las elecciones sobre el candidato apoyado por el Emperador, La Doctora y Alberto heredan el catastrófico endeudamiento suscripto por el favorito.
Al Ángel le pusieron 50 mil millones de dólares del Fondo Monetario Internacional y ni siquiera pudo ganar las elecciones.
Persiste la continuidad jurídica del Estado pero cesa la continuidad ideológica del gobierno.
La deuda contraída por el Estado arrastra un compromiso político. La condena sin matices al concepto Venezuela, sin detenerse en las contemplaciones filosóficas que distraen a López Obrador.
A los ociosos interlocutores de Oslo, donde comprueban la imposibilidad del acuerdo entre los bolivarianos aferrados al poder y los fragmentados derechistas que quieren desplazarlos, pero se pelean entre ellos.
Como cuando legitimaban con el fracaso la llegada de Hugo Chávez, el astuto populista dicharachero que cometió la impertinencia de morirse.
Una severa irresponsabilidad. El mismo error de Néstor Kirchner, El Furia. Morirse en la plenitud anticipada del propio descalabro.

2.- Dos almas que en el mundo

Trasciende que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el Trump Trucho, se jacta de la “alianza de hierro” que conforma con el Trump auténtico.
El real Donald de Instagram. Presidente de Estados Unidos que utiliza la base espacial militar de Alcántara, en el Maranhao, como si fuera otra instalación de la Cadena Trump.
Por otra parte, USA avala el ingreso de Brasil al club elitista de la OCDE. Solo con insensibilidad puede recordarse que la CIA chupaba los teléfonos de la presidente Dilma Rousseff.
Alianza del Trucho y El Arrugador“Dos almas que en el mundo”, Bolsonaro y Trump. Comparten gravitantes puntos en común. Dos líderes populistas que empoderan familiares sin reparos. A Eduardo Bolsonaro, hijo. A Jared Kushner, el yerno.
Trump es el tuitero extravagante que prefiere promoverse como el estadista de acción temido por su crueldad. Pero periodistas y opositores ya le tomaron el tiempo y saben que no pasa el territorio del amague.
Gran Arrugador que amaga con pasar a la acción militar en Irán. Para desesperación de los sauditas que cometieron el error de creerle y gastaron miles de millones de dólares en aparatos vulnerables.
Ahora Trump amaga con la intervención militar en la Venezuela trágica de Nicolás Maduro, “controlada y manejada por Cuba”. Por el maldito socialismo, en pintoresca vertiente bolivariana.
Después de haber despedido con un tuit a John Bolton, el halcón de utilería que también lo tomó con seriedad, la brusquedad de Trump es tomada como una humareda densa que se diluye con un ventilador.
La egolatría extravertida, como la patología de su agresividad, es motivo de carcajadas entre los periodistas que lo masacran y los demócratas que decidieron acorralarlo con la escenografía del “impeachment”.
Pero Trump, fuerte apostador frontal, supone resultar beneficiado con el corso del juicio político que le tramitan los frágiles seguidores de la señora Nancy Pelosi.
Por la deplorable banalidad del apriete directo a Volodimir Zelenski, el presidente de Ucrania. Lo quiso convertir en un mero “buche”.
Para que le suministrara información relativa al hijo de John Biden, su competidor. En apariencia, Biden junior mantiene cierta tendencia a pegotearse los dedos con membrillos.
La contraprestación consistía en facilitarle a Ucrania el pago atascado de 400 millones de dólares.

3.- Unificados

Cuando habla en nombre del desprestigiado emperador, Bolsonaro, el Trump Trucho, se inflama de orgullo como si fuera el Donald real de Instagram.
La alianza de Brasil con Estados Unidos -del Trucho con el Arrugador- modifica sustancialmente la histórica geopolítica de Itamaraty.
Alianza del Trucho y El ArrugadorLas almas gemelas se unifican para derrocar al indefendible Nicolás Maduro y ungir al piadoso Juan Guaidó.
Presidente delegado que convoca a los padecidos venezolanos a manifestarse desde el 23 de enero.
En su decadencia, los líderes occidentales ya ni saben orquestar un simple golpe de estado.
Ambos se esmeran por diferenciarse de los respectivos antecesores.
De Lula, en el caso de Bolsonaro (a la señora Dilma ni se le brinda entidad).
O de Barack Obama, El Keniano, como lo llama Trump, que destruyó los acuerdos nucleares suscriptos con Irán.
Para discrepar con los europeos como Emmanuel Macron, el francés que emerge como líder de Europa en virtud del declive de la señora Ángela Merkel.
A Macron también lo ataca Bolsonaro en un rapto de sugestiva vulgaridad. Critica la estética de la señora Brigitte Macron.
Es que el jovencito Macron había osado opinar sobre la Amazonia, “el pulmón de la humanidad”.
Están unificados, además, por la negación de los atributos envueltos con la mentira del “cambio climático”.
Conjunto de fantasías, como el disparate del ozono y el infantilismo del efecto invernadero.
Cuentos recreados por aventureros de organismos internacionales que sirven para nada. Aunque utilicen adolescentes límpidas, valientes, suecas. Como Greta.

4.- Final con BRICS

Sin lugar para tibios ni grises, un tibio «hombre de gris» como Alberto va a estar tironeado por el concepto Venezuela.
Le ocurre lo mismo que la señora Dilma. No lo registran. Para los aliados solo cuenta La Doctora.
Con pésima información (y peor interpretación) evalúan que La Doctora es bolivariana.
Y que ella envió oportunamente a Alberto a introducirse en la cárcel para visitar al presidiario clave. El origen de todos los males. Lula. El Jefe de Chávez.
Significa que Argentina pasa, para Bolsonaro, de ser el socio principal del Mercosur, a transformarse en el adversario asociado al enemigo bolivariano.
Alberto debe unirse a la compulsiva condena de la dictadura venezolana porque Bolsonaro amaga con diluir en el olvido la fantasía del Mercosur para optar por un tratado de libre comercio con los Estados Unidos.
Alianza del Trucho y El ArrugadorAl cierre del despacho, en Brasilia preparan para noviembre la Cumbre de los BRICS.
Bloque de potencias con aspiraciones que Brasil integra junto a Rusia, India, China y Sudáfrica.
Cuatro naciones que aún reconocen la Venezuela de Maduro. Y no se muestran apasionados con el instrumental Juan Guaidó.
Aparte, Rusia y China brindan su apoyo, no sólo con la moral de las palmaditas fraternales.
Trasciende que se esmeran, los rusos y los chinos, en la aventura donjuanesca de seducir a La Doctora. Creen que ya está absolutamente seducida.
Y hasta comienzan a frecuentar a Alberto y su grupo de amigos, porteños sensibles de medialuna enarbolada.



Recomienda esta nota: