28/02/2020

Tucumán

ABORTO

Tucumana que tuvo un aborto espontáneo podrá denunciar a las médicas que revelaron su caso

El fallo de la Corte fue firmado por Elena Highton y los ministros Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti.

La Corte Suprema de la Nación revocó la sentencia de un tribunal de Tucumán que había archivado la 
denuncia de una joven que fue acusada cuando llegó a un hospital con un aborto en curso, quien había 
solicitado a la Justicia que las médicas que revelaron su caso fueran juzgadas por "violencia de género" y 
"violación del secreto profesional".
Archivar la causa y rechazar a la joven, identificada como "María Magdalena", como querellante "causa un 
gravamen de difícil reparación ulterior, puesto que configura una denegación de acceso a la justicia a quien 
alega ser víctima de violencia de género", señaló la procuradora fiscal Irma García Netto, en quien basó su 
fallo la Corte.
"Es un fallo muy importante, porque cuatro instancias judiciales de Tucumán se negaban a investigar invocando 
cuestiones procesales para archivar la causa y perpetuar un silencio ensordecedor sobre las múltiples 
violencias sufridas por "María Magdalena"", dijo a Télam, Soledad Deza, abogada de la joven.
La profesional añadió que "entre las violencias sufrió un legrado sin anestesia y la denuncia de sus propias 
médicas dentro de un hospital. El destrato fue no solo sanitario, también jurídico. Por eso es doblemente 
importante, porque "María Magdalena" fue el preludio de lo que vivió "Belen".
"Belén" es una joven que ingresó en 2014 a un hospital de Tucumán con un aborto espontáneo, pero fue 
denunciada y estuvo presa, hasta que la misma abogada se hizo cargo de su defensa y obtuvo un fallo 
absolutorio de la Corte provincial.
"La diferencia es que la primera tuvo una abogada feminista a mano y profesionales de la salud mental que la 
protegieron. "Belén" estuvo sola y presa hasta que la abrazó una defensa feminista", resaltó Deza.
Cuando "María Magdalena" llegó en 2012 a la Maternidad Nuestra Señora de las Mercedes de Tucumán fue 
acusada por las ginecólogas de haberse provocado el aborto.
Ella denunció a las médicas por "violación de secreto profesional" y "violencia de género", proceso que fue 
archivado por la justicia tucumana.
Ahora, la Corte Nacional, basándose en la opinión de García Netto, dejó sin efecto ese fallo y mandó dictar 
una nueva sentencia que no priorizara los formalismos que el tribunal local ponderó para rechazar el recurso 
extraordinario.
Para García Netto, en el dictamen de hace casi tres años "se encuentra en tela de juicio el alcance de los 
derechos de acceso a la justicia y a la tutela judicial efectiva resguardados en la Constitución Nacional, los 
instrumentos internacionales y la Ley 26.485 de Protección Integral a las Mujeres".
Según el dictamen, con el que coincidió la Corte Nacional, "la valoración del tribunal es de un injustificado 
rigor formal, que no ha tenido en cuenta los derechos a la tutela judicial efectiva y al acceso a la justicia".

La Corte Suprema de la Nación revocó la sentencia de un tribunal de Tucumán que había archivado la denuncia de una joven que fue acusada cuando llegó a un hospital con un aborto en curso, quien había solicitado a la Justicia que las médicas que revelaron su caso fueran juzgadas por "violencia de género" y "violación del secreto profesional".

Archivar la causa y rechazar a la joven, identificada como "María Magdalena", como querellante "causa un gravamen de difícil reparación ulterior, puesto que configura una denegación de acceso a la justicia a quien alega ser víctima de violencia de género", señaló la procuradora fiscal Irma García Netto, en quien basó su 
fallo la Corte.

"Es un fallo muy importante, porque cuatro instancias judiciales de Tucumán se negaban a investigar invocando  cuestiones procesales para archivar la causa y perpetuar un silencio ensordecedor sobre las múltiples violencias sufridas por "María Magdalena"", dijo a Télam, Soledad Deza, abogada de la joven.

La profesional añadió que "entre las violencias sufrió un legrado sin anestesia y la denuncia de sus propias  médicas dentro de un hospital. El destrato fue no solo sanitario, también jurídico. Por eso es doblemente importante, porque "María Magdalena" fue el preludio de lo que vivió "Belen".


Gran logro

"Belén" es una joven que ingresó en 2014 a un hospital de Tucumán con un aborto espontáneo, pero fue denunciada y estuvo presa, hasta que la misma abogada se hizo cargo de su defensa y obtuvo un fallo absolutorio de la Corte provincial.

"La diferencia es que la primera tuvo una abogada feminista a mano y profesionales de la salud mental que la protegieron. "Belén" estuvo sola y presa hasta que la abrazó una defensa feminista", resaltó Deza.

Cuando "María Magdalena" llegó en 2012 a la Maternidad Nuestra Señora de las Mercedes de Tucumán fue acusada por las ginecólogas de haberse provocado el aborto.

Ella denunció a las médicas por "violación de secreto profesional" y "violencia de género", proceso que fue archivado por la justicia tucumana.
Ahora, la Corte Nacional, basándose en la opinión de García Netto, dejó sin efecto ese fallo y mandó dictar una nueva sentencia que no priorizara los formalismos que el tribunal local ponderó para rechazar el recurso extraordinario.

Para García Netto, en el dictamen de hace casi tres años "se encuentra en tela de juicio el alcance de los derechos de acceso a la justicia y a la tutela judicial efectiva resguardados en la Constitución Nacional, los instrumentos internacionales y la Ley 26.485 de Protección Integral a las Mujeres".

Según el dictamen, con el que coincidió la Corte Nacional, "la valoración del tribunal es de un injustificado rigor formal, que no ha tenido en cuenta los derechos a la tutela judicial efectiva y al acceso a la justicia".



Recomienda esta nota: