15/10/2020

Tucumán

Covid-19

El conmovedor testimonio de uno de los primeros enfermeros del 107 en contraer coronavirus

El profesional de la salud relató cómo vivió el momento en que se enteró que estaba contagiado y contó cómo es su proceso de recuperación para volver al trabajo que tanto ama.
El conmovedor testimonio de uno de los primeros enfermeros del 107 en contraer coronavirus | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Servicio de Emergencias 107

Los contagios de coronavirus crecen a diario en Tucumán y el personal de la salud no está excento. Eduardo es enfermero, tiene 36 años y fue unos de los primeros en contraer esta enfermedad dentro del servicio de Emergencias 107.


El profesional de la salud brindó un conmovedor testimonio y en su relato de lo vivido se emociona con tan solo recordar lo que le tocó vivir junto a su familia que tanto ama. “Cuando me dieron el resultado positivo pasaron por mi cabeza muchas cosas malas. Yo esperaba lo peor. Sentí que era lo último que me podía pasar viendo cómo se presentaba el panorama en los pacientes que trasladamos. No es fácil”.

Recordó que en uno de esos tantos viajes le ha tocado asistir en las ambulancias a pacientes leves, moderados, graves y muy graves. “Hemos pasado por todas las instancias y vemos cómo se va complicando. Pocas veces vemos cómo se van recuperando porque nosotros asistimos principalmente en la emergencia. Sabemos que debemos asistirlo rápido y eso implica dar lo máximo para brindarle una mejor sobrevida al paciente. Verlos graves nos impacta como personas, como profesionales; ya que sin conocerlos nos ponemos en su lugar en empatía con ellos y con la familia”.

“Los profesionales de la salud no tenemos miedo por nosotros porque estamos expuestos todo el tiempo, sino por nuestras familias y eso no tiene explicación”, sostuvo. Indicó que en esta situación el apoyo de un ser querido es clave.

“Cuando me dijeron que estaba de alta no sabía si era así o no. Porque uno se acostumbra a estar guardado. Pensé en ese momento en ir a abrazarlos pero me volvía a preguntar si era o no que estaba dado de alta por la precaución de no querer contagiarlos. Fue un sentimiento raro. Finalmente fui a abrazarlos. Fue muy duro. Tan solo uno lo sabe cuando lo pasa”. En plena recuperación deseaba regresar a trabajar y a cumplir con su deber de salvar vidas.

“La verdad es que uno cuando ingresa a un lugar agradable como es el 107, donde se maneja la emergencia, la pasión está por encima de todo. No se puede explicar. A mí no me importaba volver al trabajo con Covid, si no fuese porque podía contagiar a mis compañeros. Yo quería volver porque siento que más productivo soy afuera que adentro de mi casa porque hay gente que me necesita, que se está muriendo y yo puedo hacer algo para salvarle la vida o colaborar con un compañero. Es un sentimiento raro saber que voy a quedarme en casa con mi familia. Prefiero salvar a la población y venir a trabajar. Esto es la pasión en la emergencia”, finalizó.



Recomienda esta nota: