15/10/2020

Tucumán

injusticia

Mariano Campero quiere dejar sin comida a más de 900 chicos de Yerba Buena

El intendente macrista come todos los días y cobra todos los meses y quiere desalojar al comedor “Los indiecitos copa de leche”.
Mariano Campero quiere dejar sin comida a más de 900 chicos de Yerba Buena | El Diario 24 Ampliar (4 fotos)

Mariano Campero quiere dejar sin comida a más de 900 chicos de Yerba Buena

El comedor “Los indiecitos copa de leche” de avenida Perón y Saavedra Lamas será cerrado antes de fin de año, por Mariano Campero, el intendente macrista de la Municipalidad de Yerba Buena. Ya les dijeron que deben irse del lugar porque están construyendo salas de computación y dependencias de la Dirección de Tránsito. Su desalojo ocurrirá justo cuando la crisis que azota Tucumán, lleva a 900 personas a conseguir allí, su almuerzo y su merienda.

La responsable del lugar se llama Carmen Encina, es productora de seguros, tiene un hijo de 20 años y empezó con esta actividad en el 2018. Entonces daba la merienda a unos 160 chicos, en la casa de su madre, Luis Braille al 2500. “Cuando les preguntaba qué habían comida al mediodía, no sabían qué decirme y por eso empecé a servirles también el almuerzo”, contó a El Diario 24.

En la casa de su madre además se les ofrecía apoyo escolar, clases de baile y de pintura. Pero el lugar les quedó chico y este año se fueron al predio que ocupan actualmente, cedido por la Municipalidad de Yerba Buena, mediante un convenio.

Los papeles firmados los obligaban a marcharse el 31 de agosto, pero ante la imposibilidad de conseguir otro lugar, Carmen pensó en hacer que los chicos coman en la avenida Perón. Desde el Concejo Deliberante, ediles oficialistas le dijeron que no lo haga pues le darían una solución. Pero el tiempo siguió corriendo, comenzaron obras en el lugar y si las autoridades de la comuna no se apiadan, serán culpables de que 900 personas de muchos barrios de Yerba Buena, queden sin la comida de todos los días.

“Desde la Municipalidad han dicho que su función no es dar de comer a la gente”, sostuvo Carmen, como si Campero y sus funcionarios fueran totalmente ajenos a la crisis y no se enteraran de la terrible pandemia que azota al país. Cabe avisarles, por las dudas: viven en el Planeta Tierra, Sudamérica, la Argentina, Tucumán, Yerba Buena, Código Postal 4172, octubre del 2020.

Carmen cuenta que desde hace menos de una semana, se han agregado 160 personas a las que buscan alimentos en su comedor: “La situación es insostenible, mucha gente ha perdido el trabajo, todo sube de precio y la gente está desesperada, nadie pide comida si no tiene hambre”.

Luego de dos notas presentadas a las autoridades, le dijeron que harían un relevamiento de quienes comen en “Los indiecitos”, porque si cobran el ingreso familiar de emergencia, les entregarán una cocina para compartir entre varias familias, así procuran sus propios alimentos. Esta solución, de ser cierta, podría llegar —burocracia mediante— dentro de un año: piden comida y les ofrecen blablablá.

¿De dónde sale la mercadería para el comedor? La Municipalidad pone una parte, un carnicero dona la carne y gente común, más algunos políticos se acerca a dejar arroz, fideo, harina o entrega dinero para costear el gas, entre otros insumos.

Quienes trabajan aquí lo hacen de lunes a viernes, sin cobrar un peso, empiezan su tarea a las 6 de la mañana y se retiran a las 3 de la tarde, porque entregan de una sola vez el almuerzo y la merienda a las familias que deben tener en qué llevarla. Hay gente mayor que no puede retirarla a raíz del coronavirus y se la entregan en su casa, algo parecido sucede con los aislados.

Si no consiguen un lugar para seguir funcionando y usted, lector, conoce alguien que pudiera donar o prestar un predio, ya sabe, acérquese y avise, pues entre las altas responsabilidades de Mariano Campero no figura el alimento de la gente. Total, él come todos los días.



Recomienda esta nota: