19/11/2020

Tucumán

RESOLUCIÓN

La Justicia concedió a Rubén "La Chancha" Ale la libertad condicional por "buen comportamiento"

La condena a diez años de cárcel que recibieron en 2017, aún no está firme. Permanece detenido desde el 2014.

En diciembre de 2017, los hermanos Rubén “La Chancha” Ale y Ángel “El Mono” Ale fueron condenados a 10 años de prisión, al ser considerados culpables de liderar una asociación ilícita dedicada al lavado de activos provenientes de la trata de personas con fines de explotación sexual y el narcotráfico, entre otros delitos.


Los magistrados también ordenaron un embargo en los bienes de los hermanos Ale por un monto superior a los $ 8 millones cada uno. Es el equivalente al doble de lo que, según la justicia, lavaron fruto de su accionar delictivo.

Los integrantes del “Clan Ale” fueron apuntados por Susana Trimarco como los responsables de la desaparición de su hija, María de los Ángeles “Marita” Verón, ocurrida en 2002. De hecho, fue una denuncia realizada por Trimarco la que desencadenó el proceso judicial que terminó con la condena de los integrantes de la organización criminal.

En aquel fallo, también se condenó a María Jesús Rivero, ex esposa de “La Chancha”, otra de las consideradas cabecillas de la organización criminal, quien cumple una pena de seis años de cárcel.

Además recibieron condenas otros 10 miembros del denominado “Clan Ale”: Fabián González y Carlos Ocampo (siete años), Víctor Suárez y César Manca (seis años): Enrique Chanampa, José Lucero y Ernesto Catulo (cuatro años); Valeria Bestán, Julia Esther Picone y María Florencia Cuño (tres años). Por su parte, Oscar Dilascio, Sergio Parrado y el ex policía Hernán Lazarte fueron absueltos.

Este miércoles, Alejandro Biagosch, abogado de "La Chancha" Ale, confirmó que su cliente salió en libertad condicional “porque reúne una serie de requisitos como el buen comportamiento, además de haber cumplido dos tercios de la condena (Ale está preso desde 2014)”.

Por decisión del tribunal, los hermanos Ale cumplen su condena bajo la modalidad de prisión domiciliaria, hasta tanto la sentencia quede firme, situación que no cambió hasta este 2020.



Recomienda esta nota: