20/11/2020

Tucumán

RECONOCIMIENTO

Sentido homenaje a Hugo Bulacio, quien luchó por la donación de plasma para pacientes con Covid-19

Descubrieron una placa en la Sala de Aféresis del hospital Padilla.

En un emotivo acto, la titular de la cartera sanitaria, doctora Rossana Chahla, descubrió una placa en la Sala de Aféresis del hospital Padilla en memoria de Hugo Bulacio, quien dedicó su vida a convertir el servicio provincial en referente del NOA y a generar conciencia social acerca de la importancia de la donación de sangre.
La jefa del Banco de Sangre de la Provincia, doctora Felicitas Agote, destacó que él fue el fundador del servicio: “Trabajó inalcanzablemente en el hospital para incorporar la tecnología y dar una prestación más a la gente. Fue una persona responsable, creó un club de donantes de aféresis al que acompañó y que gracias a ese grupo se pudo cubrir la demanda de plaquetas del hospital del Niño Jesús, entre otros.
El pasado 10 de noviembre el trabajador, que había estado dedicado a pleno a la donación por parte de pacientes recuperados de Covid-19 en el Banco de Plasma, se despidió del plano terrenal tras luchar contra la enfermedad a la que día a día daba batalla con el anhelo y la convicción de salvar a otros.
“Él tenía muchos proyectos y el propósito de mejorar, por lo que nos queda la responsabilidad de seguir con sus ideas y que esto no se pierda. Fue un ejemplo de trabajador y estará siempre en nuestro corazón”, expresó Agote.

En un emotivo acto, la titular de la cartera sanitaria, doctora Rossana Chahla, descubrió una placa en la Sala de Aféresis del hospital Padilla en memoria de Hugo Bulacio, quien dedicó su vida a convertir el servicio provincial en referente del NOA y a generar conciencia social acerca de la importancia de la donación de sangre.

La jefa del Banco de Sangre de la Provincia, doctora Felicitas Agote, destacó que él fue el fundador del servicio: “Trabajó inalcanzablemente en el hospital para incorporar la tecnología y dar una prestación más a la gente. Fue una persona responsable, creó un club de donantes de aféresis al que acompañó y que gracias a ese grupo se pudo cubrir la demanda de plaquetas del hospital del Niño Jesús, entre otros.

El pasado 10 de noviembre el trabajador, que había estado dedicado a pleno a la donación por parte de pacientes recuperados de Covid-19 en el Banco de Plasma, se despidió del plano terrenal tras luchar contra la enfermedad a la que día a día daba batalla con el anhelo y la convicción de salvar a otros.

“Él tenía muchos proyectos y el propósito de mejorar, por lo que nos queda la responsabilidad de seguir con sus ideas y que esto no se pierda. Fue un ejemplo de trabajador y estará siempre en nuestro corazón”, expresó Agote.



Recomienda esta nota: