07/01/2021

Tucumán

Polémica

"Violencia y prepotencia": Chahla y Medina Ruiz respondieron al reclamo de enfermeros encadenados

La Ministra de Salud y el secretario Ejecutivo Médico del Siprosa defendieron el sumario administrativo y el traslado que se les realizó.

Hoy dos enfermeros se encadenaron en el Centro de Salud debido a que aseguran que sufrieron represalias luego de haber cargado contra Rossana Chahla. Ante esta situación, la ministra de Salud de la provincia respondió y tuvo duras definiciones.


Tanto Chahla, como el secretario ejecutivo del Siprosa, Luis Medina Ruiz, defendieron el sumario administrativo y el traslado de los dos enfermeros. “La violencia, el maltrato y todo lo que tiene que ver con la falta de respeto son inadmisible, menos del personal de la salud. Si vemos que tratan así a una autoridad, no queremos imaginar lo que puede pasar con los pacientes”, sostuvo, según consigna La Gaceta.

La Ministra de Salud calificó de “buen tino la decisión de la directora" de ese centro sanitario de iniciar un sumario administrativo y definir el traslado de dos enfermeros, a raíz de los incidentes de diciembre pasado durante la celebración del Día del Médico.

Además, negó injerencia en las medidas disciplinarias en perjuicio de los empleados, notificadas en medio de los reclamos salariales y de las tareas de contención sanitaria de la covid-19. En esa oportunidad, un grupo de empleados se acercó a la funcionaria manzurista para exigir respuestas a los pedidos salariales, vacaciones efectivas y descansos.

“Los reclamos se pueden hacer a través del gremio, del diálogo y del consenso, y no con violencia, prepotencia y estos tipos de actitudes que hacen mal a la sociedad”, agregó.

Por su parte, Medina Ruiz, también avaló la disposición administrativa. “El límite es el respeto. Fui testigo, (por el reclamo salarial), vi ahí a una ministra homenajear (por el Día del Médico), una misa y luego una suelta de globos. En lugar de aplausos, hubo abucheos. Y posteriormente, contacto directo de casi medio metro donde casi se llegó a la agresión física personal. Hubo agresiones verbales, insultos a poca distancia, sin barbijos colocados, y un golpeteo de la ventanilla”, explicó.

Finalmente indicó que "el límite es el respeto, y no importa el momento”. Mientras tanto, los enfermeros permanecen encadenados y se sumaron a los reclamos por mejoras salariales y laborales en los hospitales tucumanos.



Recomienda esta nota: