26/04/2021

Tucumán

Por una fiesta clandestina, inician un sumario administrativo a un empleado del Tribunal de Cuentas

Fue luego de ser arrestado por personal policial tras cometer los delitos de agresión, resistencia a la autoridad y participar de una fiesta clandestina, el último fin de semana.

Las autoridades del Tribunal de Cuentas dispusieron iniciar un sumario administrativo contra el contador fiscal Alfredo Hilario Iramaín, luego de ser arrestado por personal policial tras cometer los delitos de agresión, resistencia a la autoridad y participar de una fiesta clandestina, el último fin de semana. 

Iramaín,de 33 años, junto a otro joven fue detenido en la madrugada del domingo luego de que uno de ellos se peleara con el comisario Walter Colombres, que trabaja en la Seccional Septima y en ese momento dirigía un operativo por una fiesta clandestina al oeste de la Capital. 

Según lo que detalla el informe policial, cuando los policías llegaron al lugar había cerca de 15 vehículos alrededor de una vivienda, en calle Cayetano Rodríguez primera cuadra. De inmediato, Colombres se acercó a la puerte solicitando a los presentes que bajaran la música y se retiraran del lugar ya que no podían seguir allí en virtud de las restricciones sanitarias vigentes a raíz de la pandemia. 

Lejos de acatar las ordenes policiales, Federico José Roldán Vázquez, de 33 años comenzó a discutir con el comisario a tal punto que luego se tranzaron a golpes. Luego fue detenido hecho que quiso ser impedido por Iramaín, según consta en el parte policial. 

Como corolario, los dos hombres terminaron detenidos luego de provocar gritos y disturbios ante el personal policial, quien necesito solicitar refuerzo. 

Según la resolución 261 del organismo provincial, el empleado del Tribunal de Cuentas (quien también desempeña funciones como delegado fiscal en el Ministerio de Seguridad) fue suspendido por 30 días en el cumplimiento de sus funciones. 

La decisión del Tribunal de Cuentas lleva la firma del presidente, Miguel Terraf y del secretario, Miguel Hael.



Recomienda esta nota: