06/09/2021

Tucumán

Un nene de 8 años murió tras ser atropellado y en pleno velorio se llevaron el cuerpo

Lucas falleció tras ser embestido por un auto en un camino vecinal de la localidad de San Nicolás, en la comuna Los Sueldos.
Un nene de 8 años murió tras ser atropellado y en pleno velorio se llevaron el cuerpo | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Foto: Telefe Tucumán

Lucas, de apenas 8 años, falleció tras ser embestido por un auto en un camino vecinal de la localidad de San Nicolás, en la comuna Los Sueldos, mientras volvía a su casa en compañía de sus familiares. En medio del dolor y del velorio, se llevaron el cuerpo del pequeño.


El episodio ocurrió este domingo a las 17.30. Miriam Juárez fue mamá hace dos días, ayer volvía de la Maternidad con su marido, su sobrina, el bebé en coche y su otro hijo, Lucas. Bajó del auto, caminó doscientos metros cuando vieron llegar un vehículo negro a toda velocidad. El auto zigzagueaba para todos lados. Afortunadamente la sobrina de Miriam y el recién nacido se salvaron de milagro. Pero Lucas, el menor de ocho años no corrió la misma suerte.

El vehículo embistió al niño y chocó contra un árbol, indica Telefe Tucumán. Tras chocar, el conductor Luis Marcelo Rocha, quedó atorado en el auto. Posteriormente fue detenido por la Policía del lugar, después se escapó y lo volvieron a atrapar.

Miriam, madre del pequeño de ocho años, habló con Vivo Tucumán, y denunció que el conductor estaba alcoholizado. “Mi vecino esquivó a mi sobrina con el coche y agarró a mi hijo. Estaba alcoholizado. Tuvo varios choques en el auto y quedó en la nada. Ayer por la tarde se estaba escapando. El padre lo saca siempre, le entrega plata a la Policía y lo saca”; expresó la madre del menor fallecido.

Posteriormente, llevaron a Lucas al hospital de Santa Rosa, como no tenían oxígeno mientras esperaban la ambulancia, un hombre decidió llevar a Lucas en su vehículo hasta la ciudad, pero lamentablemente no aguantó y falleció antes de llegar al hospital. En ese momento decidieron volver hasta su vivienda con el cuerpo del menor.

A las horas decidieron velarlo en el domicilio. Pero cuando ya se había montado la capilla ardiente, se hicieron presentes efectivos policiales para avisar que el cuerpo debía volver al nosocomio porque no había sido examinado por el médico legista.



Recomienda esta nota: