13/11/2021

Tucumán

SE VIENE EL VERANO

Pronóstico para Tucumán: Vuelve el calor

Vientos fuertes a primera hora de la mañana

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) y Meteored, anunciaron para hoy una temperatura mínima de entre 18 y 22 grados centígrados y una máxima de 32 o 33 grados, confirmando la llegada del calorcito veraniego. El cielo traerá algunas nubes pasajeras, pero no se anuncia lluvia para hoy, aunque sí para mañana. El viento correrá del sur, a una velocidad que irá de 7 a 35 kilómetros por hora, con ráfagas a la madrugada, que podrían soplar hasta casi 60 kilómetros por hora: todo un ventarrón.

Ayer. En la estación meteorológica del aeropuerto Benjamín Matienzo, la temperatura máxima fue de 33 grados centígrados y la mínima de 19. El viento corrió a una velocidad máxima de 16,7 kilómetros por hora. No hubo ráfagas.

Información de interés. El observatorio del Servicio de Hidrografía Naval de la Nación, informó que la primera luz del día será hoy a las 6 menos 2, a las 6 y 23 asomará Febo, se pondrá a las8 menos 13 y la última luz del día dejará ver las cosas hasta las 8 y 12 de la tarde, luego comenzará la noche que nos transportará al domingo tucumano. La luna, en cuarto creciente, aparecerá a las 3 menos 4 de la tarde y se despedirá a las 3 y 16 de la madrugada del domingo.

Ecología. El mundo se encamina al próximo gran gastadero de dinero en cosas superfluas, en una temporada que comenzará el 20 de diciembre y terminará posiblemente el 6 de enero, cuando los Reyes Magos vuelvan a sus casas. Muchos de los que hablan con aflicción de cambio climático, políticas verdes, huella de carbono, se ensañarán con el anteúltimo gran fin del mundo en el que se debe gastar en arbolitos, luces y plásticos. El 7 de enero seguirán con su obsesión, mientras, dejarán atrás toda moderación.

Coda. Casi toda la fauna autóctona de Tucumán ha sido erradicada por la gente, sobre todo desde fines del siglo XIX, todo el XX y lo que va de éste. Primero se extinguió el oso de anteojos, luego jaguar o jaguareté, el tapir o "anta", el chancho del monte, el aguará guazú, la corzuela. En los Valles Calchaquíes se terminaron casi del todo la llama, la vicuña y la alpaca. Hay poquísimos guanacos y apenas subsisten pumas, corzuelas y zorros. Todos fueron muertos, con un frenesí digno de causas más nobles.

Juan Manuel Aragón




Recomienda esta nota: