19/11/2021

Tucumán

VIDEO Un adolescente tucumano pudo volver a caminar gracias a un tratamiento multidisciplinario en el Hospital Avellaneda

Padece mielomeningocele, una enfermedad neuromuscular congénita. El médico del servicio de Ortopedia Infantil de dicho hospital, doctor Ramiro Olleac, brindó detalles.

Gracias a una intervención multidisciplinaria un adolescente tucumano pudo recuperar su capacidad de caminar. El médico del servicio de Ortopedia Infantil del hospital Avellaneda, doctor Ramiro Olleac, brindó detalles sobre los avances obtenidos en el tratamiento de un joven de 15 años con diagnóstico de mielomeningocele, que a lo largo de los últimos 4 meses fue asistido en el efector.


El mielomeningocele es una enfermedad neuromuscular congénita en la cual un defecto del tubo neural provoca un conducto raquídeo incompleto y que los nervios que van hacia los miembros inferiores, vejiga y recto se vean afectados en diferentes grados.


El especialista explicó que quienes la padecen tienen alteración en la sensibilidad de sus piernas, en la función de la vejiga, tendencia a la alergia al látex y afectaciones motoras, en tanto agregó que los nervios que van hacia las piernas y que dan la función a pies y piernas, no llevan la información adecuadamente, motivo por el cual suelen presentarse algunas deformidades que pueden ser leves o muy significativas.

“Este paciente tenía una deformidad muy importante, con 15 años ya sus huesos habían crecido en forma anormal y sus pies estaban severamente deformados. Por esto tuvimos que hacer un tratamiento multidisciplinario donde intervinieron profesionales de los servicios social, de pediatría, urología, anestesia pediátrica, enfermería, ortopedia infantil, neuroortopedia, rehabilitación y fisiatría, psicología y crecimiento y desarrollo entre otros”, comentó Olleac.

El tratamiento, que además estuvo a cargo de los traumatólogos infantiles Cesar Risso Patrón, Sabrina Campero y Gustavo Martínez, constó en primera instancia del uso durante 8 semanas de yesos que permitieran ganar longitud en la piel y el paquete vásculo-nervioso. A su vez se trataron las úlceras que el paciente tenía en su piel y una vez que se realizó la curación completa de las mismas se pasó a realizar los abordajes quirúrgicos.

“La técnica quirúrgica de corrección que empleamos fue muy exitosa, pero requiere de mucho entrenamiento. Se trata de la resección de un hueso del mediopie y una modificación de la forma de otro hueso de afuera, para a la vez realizarse una liberación de todo el paquete vásculo-nervioso que permitiera que el pie quedara alineado de forma correcta”, detalló el referente a la vez que agregó posteriormente se realizan muchos yesos y curaciones hasta que el pie se encuentra en condiciones de pisar.

Avances

El joven actualmente ya transcurrió dos meses y medio desde su cirugía y puede deambular y calzarse, algo que no podía hacer antes de la intervención. “El esfuerzo de todo el servicio de salud ha sido muy grande para que él pueda volver a pisar, a tener una adecuada función de su vejiga y ahora esperamos que pueda volver a ir al colegio, hacer su vida e insertarse en la sociedad”, reflexionó el neuroortopedista.

Por su parte la directora del efector, doctora Alba Pieroni, resaltó la labor conjunta de especialistas que posibilita a los pacientes que concurren al hospital un abordaje no solo físico, sino también social. “Queremos reconocer el trabajo de estos profesionales porque son de excelencia, estamos muy emocionados y conmovidos por todo el trabajo que vienen realizando a lo largo de estos años”, concluyó.



Recomienda esta nota: