28/04/2022

Tucumán

Locales

Desarrollan alternativa para prevenir infecciones sin usar antibióticos

La becaria doctoral del Conicet, Anabel Díaz, informó en LV12 sobre la investigación que realizan científicos de la UNT para prevenir infecciones sin el uso de antibióticos.

Científicos de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) y del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas (Conicet) NOA Sur encontraron en bacterias, provenientes del intestino de humanos y de cabras, propiedades para prevenir y combatir enfermedades infecciosas digestivas, respiratorias y de la piel.

Anabel Díaz, Becaria Doctoral del Conicet, explicó en LV12 de que se trata esta investigación que se está desarrollando para para prevenir infecciones sin usar antibióticos.

"Está en una etapa de investigación, son ensayos en laboratorios. Con lo que nosotros trabajamos son con materias lácticas probióticas de origen intestinal humado y de origen intestinal de cabra y lo que hacemos con estas bacterias es observar si tienen capacidad de inhibir factores de virulencia de bacterias patógenas, o sea los mecanismos que utilizan estas bacterias para enfermar tanto al hombre como a los animales", indicó la licenciada en el inicio de la conversación.

Posteriormente Anabel Díaz indicó a raíz de que surge esta investigación "el incentivo surge porque se han ido desarrollando las que se conocen como las bacterias super resistentes a antibióticos debido al mal uso que se hace de ellos. muchas personas para tratar enfermedades deciden automedicarse en vez de ir al medico".

Por el lado de los animales dijo "en la industria ganadera se le da al animal un antibiótico antes de tiempo para evitar que desarrolle una enfermedad y se lo utiliza como factores de crecimiento".

"Todo esto ha llevado a que las bacterias sean más resistentes a los antibióticos de lo que eran antes".

Sobre el trabajo que se está llevando a cabo mencionó "en nuestro laboratorio estamos haciendo alternativas porque se ha visto que las bacterias patógenas se comunican entre ellas y pueden coordinarse para infectar a una persona y lo que vimos es que las moléculas estas que producen las bacterias lácticas tienen la capacidad de interferir en esa comunicación y por lo tanto disminuir la presencialidad de esas bacterias".

En ese sentido continuó diciendo "las bacterias crecen y mutan rápidamente, entonces se necesita dosis muy alta para tratar una infección bacteriana pero a veces son tan altas que ocasionan un daño al ser humano entonces es un problema porque la dosis ya es tóxica para el cuerpo entonces hay que buscar otras alternativas", concluyó la Becaria Doctoral del Conicet.

Su estrategia no busca matar la bacteria que provoca la infección, sino que produce un ataque indirecto a ellas interfiriendo con su sistema de comunicación./LV12

 





Recomienda esta nota: